Excavaciones en Egipto revelan que hoy es 100 veces más probable contraer cáncer que en la antigüedad

En un grupo de restos de más de 1.000 seres humanos tan solo unos pocos tenían secuelas en su estructura ósea de haber padecido cáncer.

El Oasis de Dakhleh es un lugar ubicado al oeste de Egipto, al borde del desierto del Sahara. Es una zona que a simple vista es algo recóndita y no muy poblada. Sin embargo, ha cumplido un papel muy importante en términos arqueológicos y hoy ha aportado un dato muy interesante sobre el cáncer.

El Dakhleh Oasis Project (DOP) es un programa que se ha hecho en el lugar desde 1978. Los estudios hechos allí han tenido que ver con arqueología, paleontología, estudios ambientales, entre otros. Más de mil cuerpos humanos de entre hace 1.500 y 3.000 años se han encontrado en un cementerio local. Unos investigadores analizaron los esqueletos en búsqueda de información que pudiera ser útil. Hallaron algo llamativo: de entre 1.087 esqueletos estudiados, al menos 6 de ellos padecieron cáncer en vida.

Esto, comparado con la actualidad, es una cifra realmente baja. En su documento compararon el número con el que vive la sociedad actual, que es de 500 casos por cada 1.000 habitantes. Eso querría decir que al menos las probabilidades de tener cáncer habrían aumentado hasta 100 veces en estos años.

A menudo el cáncer deja secuelas en la estructura ósea de la persona que lo padece. Así del análisis que hicieron los especialistas entre los 1.087 cuerpos, solo seis tenían esa enfermedad.

Al parecer tres jóvenes adultos (un hombre y dos mujeres) poseían el Virus del Papiloma Humano (VPH). Mientras el hombre tenía cáncer testicular, las mujeres sufrieron de cáncer de cuello uterino.

La momia de un hombre mayor todavía tenía tejido blando preservado, incluyendo el tumor maligno. A partir de una autopsia y análisis profundo del tejido, se descubrió que había sufrido adenocarcinoma rectal.

Por otro lado, se cree que otra mujer tenía cáncer de seno, ovario o colorrectal. Finalmente, debido a las secuelas de todo el cuerpo de un niño pequeño, se sabe que este murió de leucemia.

Los investigadores explicaron que la poca presencia de cáncer en este grupo humano se debe a la poca expectativa de vida en esa época. Se cree que en el Antiguo Egipto, solo un 7,7 % de la población llegaba a tener 60 años de edad. En cambio, se sabe que un cuarto de los casos de cáncer actuales se da entre los 65 y 74 años.

Por otro lado, aclararon que sus hallazgos no significaba que no hubieran más casos de la enfermedad en esa época. No siempre el cáncer deja marcas en el esqueleto, así que la pérdida de tejido suave por milenios dificulta dar un número exacto.

Aún así, argumentaron que la población antigua de Dakhleh debía haber tenido al menos 50 veces menos casos de la enfermedad.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1879981717301419

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.