El esperma sobrevive a la microgravedad: la fertilidad en el espacio es posible

La fertilidad espacial es una cuestión a tener en cuenta para futuras misiones espaciales, teniendo en cuenta la duración de las mismas, algunas incluso sin posibilidad de retorno a la Tierra. Ante tal tesitura, se pretende saber si es posible gestar personas en el espacio, algo que todavía no ha acontecido pero que puede ocurrir en las próximas décadas. Esa fue precisamente la premisa de un grupo de investigadores que han llevado muestras de esperma en microgravedad para ver si sobrevivían.

Para evaluar la posibilidad de que futuros bebés puedan nacer en el espacio, los científicos expusieron muestras de esperma humano congelado a condiciones de microgravedad para ver si un entorno similar a un espacio afectaba negativamente su viabilidad. A la cabeza del estudio estaba Montserrat Boada, embrióloga de Dexeus Women’s Health. Según ha explicado a los medios:

En el futuro, tener gametos y embriones almacenados en un banco fuera de la Tierra será muy importante, no solo para hacer posible la reproducción humana, sino también para garantizar la diversidad, que es muy importante para mantener la especie”.

Como los espermatozoides son extremadamente sensibles a la radiación, algunos estudios predicen que los astronautas masculinos pueden experimentar una menor producción de espermatozoides y motilidad debido a la exposición prolongada a la misma en el entorno espacial. Además, existe preocupación sobre el efecto del ambiente de microgravedad en la fertilidad masculina. Esto último es lo que han tratado de estudiar Boada y sus colegas. Recolectaron muestras de esperma congeladas de diez donantes y las llevaron en un avión especial que puede simular la microgravedad en ráfagas cortas. El avión realizó veinte maniobras, cada una de las cuales expuso las muestras a unos ocho segundos de condiciones similares al espacio.

Comparando las muestras de vuelo con los controles que permanecieron en el suelo no observaron diferencias significativas en la concentración de espermatozoides, la motilidad o la tasa de fragmentación del ADN. Pruebas con cinco muestras de esperma fresco no congelado ofrecieron resultados similares, lo que sugiere que la microgravedad no representa una amenaza importante para la fertilidad masculina en períodos cortos. Se desconoce si los resultados serán igual de positivos en exposiciones más dilatadas en el tiempo.

Dicho ésto, los alentadores resultados son sólo un estudio preliminar, como recalca Boada:

Sabemos que la mejor opción será realizar el experimento en la Estación Espacial o usar vuelos espaciales reales, pero el acceso es muy limitado. Este es solo el primer paso de un gran proyecto y se requiere más investigación”.

La investigación espera continuar con experimentos más largos que se realicen en órbita, similar al proyecto Micro-11 de la NASA, un estudio que involucra esperma humano que se está llevando a cabo en la Estación Espacial Internacional.

https://www.sciencealert.com/the-first-frozen-sperm-samples-exposed-to-microgravity-have-survived

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.