Cráneos hallados en Grecia cuestionan lo conocido sobre migraciones de los primeros Homo Sapiens

En 1978 en una cueva de una costa de la zona sur de Grecia fueron encontrados un par de cráneos. Si bien se trataba de fósiles de homínidos, fueron descartados para su estudio por estar incompletos. Décadas después, se les sometió a una tomografía computarizada para reconstruir su estructura. El hallazgo fue impresionante: mientras era evidente que uno perteneció a un neandertal, todo parece indicar que el otro era el de un homo sapiens.

A pesar de que los cráneos fueron encontrados en la misma cueva, son de épocas distintas. Así lo señaló un estudio hecho por la Universidad de Tübingen en Alemania. La reconstrucción terminó revelando que uno de los cráneos pertenecía efectivamente a un homo neanderthalensis. Además, era una pieza de 160.000 años de antigüedad.

No obstante, la mayor sorpresa vendría con la segunda calavera, sobre la que había sospechas. Aún falta por confirmar completamente este hecho, pero todo parece indicar que perteneció a un homo sapiens. Algo inaudito, teniendo en cuenta que el cráneo data de hace 210.000 años, mucho antes de lo que los registros señalan como el momento en el que se produjo la primera migración de la especie fuera de África.

Durante mucho tiempo se creyó que los seres humanos abandonaron el continente africano hace 60.000 años. Sumado a esto, se contaba que la llegada de los homo sapiens a Eurasia terminó desplazando a las demás especies, como los neandertales. Sin embargo, este hallazgo indicaría la presencia de humanos 150.000 años antes de lo que se pensaba.

La hipótesis que se maneja en este caso es que algunos grupos de homo sapiens se fueron desplazando por diferentes periodos de tiempo. Estos primeros pobladores de Europa habrían llegado hace más de 200.000 años. Sin embargo, probablemente fueran atacados por los neandertales que llegaron al a zona.

Existen otras posibles evidencias de humanos antiguos en Eurasia. Por ejemplo, en Israel se encontró una mandíbula que podía haber pertenecido a una persona entre hace 200.000 y 175.000 años.

Todavía no se ha confirmado del todo si este cráneo es de un homo sapiens. De ser así, la ciencia tendría que volver a encontrar explicaciones sobre las primeras migraciones de esta especie.

https://www.nature.com/articles/s41586-019-1376-z.epdf?referrer_access_token=QB5GqP9yO1QAraHP0imtKNRgN0jAjWel9jnR3ZoTv0OKQmKtvcspi7e2AqqxeWOXgfzOLlsA8B4Xw0AvB3Ep31B5X0uoVfVH5uSmuoMPzi0qZyWzKdKzFxOgHn05ErAbkfi_8uWLN1Wsy3EH8TPF_9TvMuUXRYLbJJ5DGZOB0uMwROqQGEgsZ7S6BpNdABdOfoB9afxjWcME3AdXLU1MaJFuOgSxNxR-ptQofGKrSI532Mp1uTdCjafTMqbkCFHq0Vb-pv2FLAFZIj3MTdgYcw%3D%3D&tracking_referrer=www.sciencenews.org

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.