Rincón del investigador – Transcomunicación Instrumental (parafonías)

Es importante destacar que para investigar este tipo de fenómenos no es necesario irnos a un castillo abandonado o a un viejo hospital en medio de la noche. Muchos investigadores han comprobado que la TCI puede llevarse a cabo en cualquier sitio y a cualquier hora, podemos experimentar en nuestra propia casa, grabando y luego escuchando detenidamente las grabaciones en busca de voces o mensajes que hayan quedado impregnados.

Esto no significa que no existan lugares que parecen ser más propicios para este tipo de fenómenos, así como tampoco podemos negar que las grabaciones nocturnas nos garantizan unas condiciones más apropiadas ya que la contaminación acústica es mucho menor por la noche, evidentemente.

De cualquier manera, ya sea en nuestra casa o en medio del bosque, es muy importante que conozcamos a fondo nuestros equipos y el ambiente que nos rodea, de esta forma tendremos una visión mucho más objetiva a la hora de analizar los resultados de nuestra investigación.

El gran problema que rodea a la investigación de fenómenos paranormales, es que no contamos con un método apropiado y estandarizado que garantice mínimamente la seriedad de nuestro trabajo. Por lo tanto, lo mínimo que podemos hacer, es llevar un diario de investigación donde apuntemos cada paso, cada acción y cada resultado que obtenemos. Es un trabajo laborioso, pero no olvidemos que de eso se trata la investigación.

Ante cada nuevo caso que comenzamos a investigar, nuestro diario debe ser un testigo omnipresente. Así que antes incluso de poner las pilas de nuestras grabadoras, ya deberíamos tener unos cuantos apuntes sobre nuestro próximo objetivo.

Si nos limitamos a dejar una grabadora en un rincón y pasar a recogerla al cabo de unas horas, desconoceremos todos los detalles sobre lo que ha ocurrido en ese tiempo y nuestro análisis de la grabación se basará más en la intuición que en acontecimientos.

Intentar tener el ambiente controlado es absolutamente básico para nuestra investigación, para ello, además de nuestro inseparable diario, debemos conocer todos los detalles posibles de la estructura, los materiales, si hay maderas, metales, tuberías, vecinos, carreteras cercanas, túneles y un interminable etcétera.

Por qué? Porque cualquier, absolutamente cualquier factor puede interferir en nuestro trabajo.

Evidentemente debemos comenzar por nosotros mismos, la ropa que llevemos debe ser cómoda y silenciosa. Lo mismo con el calzado. Lo que yo siempre recomiendo es que si tenemos una vieja grabadora, la llevemos encima, de esta forma tendremos un registro en primer plano de todos los sonidos que hemos provocado nosotros con nuestro movimiento y actividad, esto nos será de gran utilidad a la hora de descartar los contaminantes de nuestras grabaciones.

El clima es un factor muy importante en la acústica, los niveles de humedad y temperatura ambientales afectan a la dispersión y absorción del sonido, por lo que si nos es posible escoger un día propicio para nuestra investigación, lo mejor son los días secos y templados.

Evidentemente si durante nuestra investigación detectamos una tormenta cercana, debemos apuntarlo en nuestro diario y evaluar la posibilidad de cancelar la sesión, ya que durante las tormentas se producen muchos sonidos de baja frecuencia que interferirán en nuestra grabación.

Como habréis notado, siempre estoy hablando de grabadoras, en plural, y es que lamentablemente estas investigaciones requieren gran cantidad de equipos, así como no cualquiera puede comprarse un microscopio de fuerza atómica para experimentar en casa, lo mismo pasa, o debería pasar, con la investigación paranormal.

Tengamos en cuenta que lo idóneo sería tener un mínimo de 4 grabadoras por ambiente, cubriendo las 4 paredes, por dar un ejemplo. Esto, cuando menos nos garantiza una cobertura casi total del ambiente, además, deberíamos tener otras grabadoras en el exterior, de esta manera podremos rastrear con mucha más precisión el origen de cualquier golpe o sonido imprevisto y detectar su ubicación.

También podemos conectar micrófonos con cable a nuestras grabadoras, para aumentar los puntos de registro, pero tengamos en cuenta que si los micrófonos no son de buena calidad estaremos perdiendo el tiempo.

Tanto si preferimos intentar entablar un diálogo formulando preguntas y esperando recoger respuestas en la grabación, como si optamos simplemente por mantenernos en silencio durante toda la sesión, al inicio de la grabación, es aconsejable emitir un sonido que quede registrado en todas las grabadoras, esto nos servirá para sincronizar todos los archivos durante el análisis, personalmente lo que uso para este fin es un tono de 1 kiloherzio, el cual es muy visible en la forma de onda durante la edición.

En lo que respecta al móvil, yo personalmente prefiero mantenerlo en modo avión durante toda la grabación, de esta forma intento minimizar la contaminación electromagnética, aunque es evidente que las grabadoras en sí también generan su campo electromagnético, pero al menos es un factor a tener en cuenta.

Si llevamos una linterna, tengamos en cuenta que estaremos atrayendo insectos, y estos insectos también serán fuente de sonidos si pasan cerca de nuestras grabadoras. Así que, de ser posible, evitemos las fuentes lumínicas demasiado cercanas al equipo, o dispongamos una luz potente lo suficientemente alejada de nuestra escena como para dispersar la atención de estos visitantes.

Si decidimos utilizar un generador de portadoras o una spirit box, intentemos colocarla de forma que todas las grabadoras puedan captar correctamente la señal.

Creo que no hace falta comentaros que nos aseguremos que todos los equipos tengan suficiente batería, así como espacio en memoria, no hace ninguna gracia ver como se comienzan a apagar los equipos en medio de la sesión. Si nos vemos obligados a cambiar las pilas o la tarjeta SD de alguna de las grabadoras, recordemos volver a marcar este evento con el sonido de 1 kiloherzio.

Otros tipos de equipos que pueden sernos de gran utilidad para medir las condiciones ambientales. Por ejemplo, aunque no son fáciles de encontrar, existen sismógrafos portátiles que nos pueden revelar si existe algún tipo de fuente geológica de infrasonidos, aunque lo mejor es que lo consultemos con un geólogo e incluso lo invitemos a formar parte de nuestro equipo.

Una vez acabadas las grabaciones, llega el trabajo duro, el análisis. Para ello necesitamos un software de edición de sonido, personalmente utilizo el adobe audition, pero hay infinidad de opciones, muchas gratuitas como el audacity.

Lo primero que debemos hacer es sincronizar nuestras grabaciones e identificar los sonidos ambientales que hemos detectado y apuntado en nuestro diario.

Sin llegar a eliminar nada es importante escuchar la grabación en su totalidad, intentando mantenernos relajados.

Si detectamos algún sonido que podría interpretarse como una vocalización, intentemos no aplicar demasiados filtros, ya que estos generalmente tienden a distorsionar y a desnaturalizar los sonidos, lo mejor es aplicar una ecualización que aumente los niveles de los canales centrales, de esta forma ganaremos volumen y claridad sin perder definición.

Por último, como técnica para evitar la pareidolia, si creemos tener una palabra o frase muy claras, hagamos que la escuche una persona que no hable nuestro idioma de forma nativa, un turista o un amigo extranjero. Para comprobar lo efectiva que es esta técnica basta con buscar en internet una parafonía en algún idioma que no tengamos muy asimilado, y comprobaremos que sólo escuchamos ruido.

No se admiten más comentarios