Ni sexo ni hijos: la futura vida de los primeros colonos de Marte

Cualquier plan de colonización de Marte en un futuro próximo obligará a los colonos a hacer dos sacrificios: no tener hijos y abstenerse de mantener relaciones íntimas. Así lo estima un artículo publicado en la revista Futures.

«Por supuesto, la existencia de colonias autónomas en Marte sería imposible sin la posibilidad de la procreación. Por otra parte, el intento de practicarla conllevaría varios problemas casi irresolubles», explica Rafael Elías Márquez, del Laboratorio Nacional de Biociencias brasileño, en declaraciones citadas por RIA Novosti.

La radiación especialmente fuerte y la falta de gravedad «normal» en Marte afectarán la vida de las mujeres embarazadas cuyo sistema inmunitario ya se encontrará deprimido durante la fecundación. Esta combinación peligrosa puede promover simultáneamente tanto la aparición de defectos de desarrollo en el niño como aumentar la posibilidad de contraer cáncer o morir a causa de infecciones para la madre. Problemas similares, a su vez, se superponen a otro aspecto importante de la vida en el planeta rojo: limitaciones de recursos extremadamente altas. A diferencia de la Tierra, los habitantes de dicha colonia simplemente no pueden darse el lujo de ser absolutamente humanos y apoyar las vidas de personas con afecciones terminales o niños con defectos congénitos.

«La idea humanista que la vida no funcionará en Marte, las condiciones de vida desfavorables y el pequeño tamaño de la población de colonos hará que los intereses colectivos tengan prioridad sobre el bienestar o la vida de los individuos», dicen los científicos.

Además, la vida en Marte puede obligar a las autoridades de tales colonias a introducir un sistema de controles genéticos obligatorios que evaluarán la medida en que las parejas pueden dar descendencia sana. Es posible que en algunos casos el colectivo prohíba completamente a los portadores de mutaciones especialmente desfavorables continuar su tipo y entrar en relaciones con el sexo opuesto.

Este problema, según Márquez y sus colegas, se puede resolver solo cuando una persona está lo suficientemente protegida de la radiación. Esto se puede lograr con la ayuda de la tecnología, cubriendo todo el planeta con un escudo de radiación y modificando el ADN de los colonos, haciéndolos más resistentes a la acción de los rayos cósmicos y los fotones de alta energía.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0016328717300137

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.