Los humanos causaron calentamiento global también en la Luna

Harrison Schmitt junto a una roca lunar en la misión Apollo 17 en 1972.

Durante las misiones a la Luna del Apolo 15 y el Apolo 17 en 1971 y 1972, la NASA desarrolló en el suelo de nuestro satélite un experimento del flujo de calor lunar. Para llevarlo a cabo los astronautas perforaron en la superficie varios agujeros de más de 2 metros de profundidad con el fin de observar los posibles cambios en la temperatura de la Luna. Posteriormente, los cambios fueron observados mediante sondas, y entre 1971 y 1977 los datos transmitidos a la Tierra.

Estos registros se almacenaban en cintas en el Centro Nacional de Datos de Ciencias Espaciales de EE.UU. Sin embargo, hasta nuestros días han llegado solo los datos correspondientes al periodo hasta diciembre del 1974, mientras que las cintas que contenían los datos de 1975, 1976 y 1977 se han perdido. A pesar de ello, la información que se ha conservado no ha dejado de interesar a los investigadores, ya que mostraba que la superficie lunar se estaba calentando a lo largo de la profundidad de los agujeros. Y lo más significativo era que el calentamiento empezó justo tras el inicio del experimento, en el año 1971.

Ahora, científicos de la Universidad Tecnológica de Texas afirman haber hallado la respuesta a este fenómeno, informa ScienceAlert. Investigadores de diferentes instituciones científicas estadounidenses lograron localizar los registros de temperatura lunar de abril a junio del 1975, así como cientos de registros semanales de los años 1973-1977. Al analizar estos datos, los investigadores observaron que durante esos años el calentamiento continuó e incluso aumentó. Además, el calor alcanzó el fondo de los agujeros, lo que permitió sugerir que el calor, en vez de proceder del interior de la Luna, provenía de la superficie.

Los científicos llegaron a la conclusión de que el motivo del incremento de la temperatura de la Luna eran los propios astronautas, que con sus maniobras perturbaron la capa superior de la superficie lunar, el regolito.

«Puedes ver realmente las marcas dejadas por los astronautas que caminaron en la Luna», comenta el coautor del estudio Walter Kiefer, parte del staff del Instituto Planetario y Lunar en Houston. «Y podemos notar donde levantaron polvareda, dejando un suelo más oscuro».

De acuerdo al estudio, los 12 astronautas de las misiones Apolo que pusieron pie sobre la superficie lunar entre 1969 y 1972 patearon tanto polvo que dejaron al descubierto enormes regiones oscuras, con capacidad de mayor absorción de calor y que no habían estado expuestas a la luz solar por miles de millones de años. En solo seis años, este suelo expuesto absorbió suficiente radiación solar como para elevar la temperatura global de la Luna en 2 ºC.

«En otras palabras —resume Kiefer—, los astronautas que caminaron en la Luna cambiaron la estructura del regolito».

https://www.sciencealert.com/missing-apollo-tapes-recovered-solve-mystery-lunar-warming-human-presence

 

 

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.