Llevábamos a los perros con correa hace 8.000 años

Las imágenes sugieren que los humanos dominaron el arte de entrenar y controlar a los canes miles de años antes de lo que se pensaba, según recoge la web de la revista Science. El gesto de poner una correa alrededor del cuello del perro cuando lo saca a pasear puede ser mucho más antiguo de lo que se le pueda ocurrir. Unos grabados de hace 8.000 años encontrados en Shuwaymis, una región montañosa del noroeste de Arabia Saudita, muestran las que pueden ser las representaciones más antiguas de estos animales y, sorprendentemente, van atados a sus dueños.

La zona de Shuwaymis fue habitada hace unos 10.000 años por cazadores-recolectores. Unos 2.000 o 3.000 años después, sus habitantes se convirtieron en pastores. En las representaciones que dejaron se encuentran los primeros perros de caza: 156 en Shuwaymis y 193 en un área cercana, Jubbah. Todos son de tamaño mediano, con orejas puntiagudas, hocicos cortos y colas rizadas, señas de identidad de los canes domésticos. En algunas escenas, los perros se enfrentan a los burros salvajes. En otros, muerden el cuello y el vientre de cabras montesas y gacelas. Y en muchos, están atados a un ser humano armado con un arco y una flecha.

Los investigadores dicen que estas imágenes es «lo más parecido a un vídeo de YouTube», una ayuda inestimable para datar la antigüedad de la domesticación de los canes, que hasta ahora solo podía estudiarse por los huesos de perros antiguos encontrados en todo el mundo.

Los perros de Shuwaymis se parecen mucho al perro de Canaán de hoy en día, una raza en gran parte salvaje que deambula por los desiertos de Oriente Medio. Eso podría indicar que estos pueblos antiguos criaron perros que ya se habían adaptado a la caza en el desierto, según explica el equipo esta semana en el Journal of Anthropological Archaeology. O incluso pudieron haber domesticado de forma independiente a estos perros del lobo árabe mucho después de que los perros fueran domesticados en otro lugar, lo que probablemente ocurrió hace entre 15.000 y 30.000 años.

Todavía hay que confirmar la datación de los grabados, pero incluso si no son tan antiguos como creen los investigadores, las correas sí son de lejos las más antiguas de la Historia. Hasta ahora, la evidencia más temprana de esas sujeciones provenía de una pintura mural en Egipto fechada hace unos 5.500 años. Los cazadores árabes pudieron haber usado las correas para mantener a sus perros cerca y protegidos o para entrenar a nuevos ejemplares. Que las correas vayan a la cintura del cazador podía haber liberado sus manos para el arco y la flecha.

Sin embargo, los investigadores también advierten de que las líneas en los grabados podrían ser simbólicas, la descripción de un vínculo. De cualquier manera, dicen, ese vínculo simbólico o real era claramente muy fuerte. Los perros eran auténticos compañeros.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278416517301174

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

No se admiten más comentarios