La historia más antigua jamás contada podría pertenecer al pueblo gunditjmara

Hace mucho que buena parte de las personas occidentales hemos olvidado las raíces míticas de las que venimos. Hasta nosotros siguen llegando historias de antaño, pero gravemente distorsionadas, transformadas para las nuevas generaciones, con las alteraciones que ello conlleva. Lejos de su sentido original, con nuevos prismas que pretenden hacerlas asimilables a las nuevas corrientes sociales, lo que a todas luces es un error terrible. Si bien hay mitos que permanecen más o menos estables, los que proceden de lugares considerados por muchos como “exóticos” son bastante desconocidos. Al parecer, este caso particular podría ser el más antiguo del que se tiene noticia, y procede del pueblo aborigen australiano gunditjmara.

Según un grupo de científicos, uno de esos mitos relata unos sucesos reales ocurridos hace decenas de miles de años, según sugiere un artículo publicado en la revista Geology. Se trata de la erupción de dos volcanes vecinos, Budj Bim y Tower Hill, ambos ubicados en la provincia de Victoria. Esta actividad volcánica ha sido datada hace unos 36.900 y 36.800 años y ha sido probada, por lo que sorprende aún más que este pueblo haga menciones como “la tierra y los árboles danzando”, registradas por los etnógrafos en la tradición oral de los gunditjmara. Además, los indígenas otorgan a Budj Bim un rol destacado en su cosmogonía.

Los autores citan a un investigador que estudió la cultura de los gunditjmara indicando que ese volcán era para ellos “un aspecto creado directamente de uno de los cuatro seres ancestrales que les dieron la vida y las leyes. […] El Budj Bim representa la frente de [un ser ancestral], con la lava siendo escupida cuando la cabeza prorrumpió a través de la tierra, formando sus dientes“. De hecho, esta descripción puede ser consistente con la formación de los montes de los volcanes, que debieron emerger en un tiempo bastante corto, de varias semanas o meses.

Un suceso tan longevo no es incompatible con este tipo de historias, ya que se sabe que la ocupación humana de Australia empezó hace por lo menos 65.000 años, aseveran los investigadores. Más aún, una hacha de piedra descubierta debajo de la capa de lava del Tower Hill corrobora la existencia de una población en el lugar antes del evento geológico.

«Si los aspectos de las tradiciones orales que rodean al Budj Bim realmente hacen referencia a la actividad volcánica, ello podría significar que estas son algunas de las tradiciones orales más longevas del mundo», afirman los científicos.

En un comentario a la revista Science, el arqueólogo australiano Sean Ulm, que no participó en el estudio, considera “una propuesta interesante pensar en estas tradiciones extendiéndose por decenas de miles de años“, aunque pidió no dar por sentada esta hipótesis, dada la enorme antigüedad de los hechos.

No obstante, no se trata de la primera vez que los científicos revelan la capacidad de la tradición oral de los aborígenes australianos para recordar acontecimientos ocurridos miles de años atrás. Así, en 2015 un estudio demostró que 21 grupos de indígenas australianos conservaron la memoria de una inundación de parte de la costa registrada hace entre 7.000 y 13.000 años.

«En Occidente sólo hemos arañado la superficie de la comprensión de la longevidad de las historias orales indígenas australianas», cita Science a otro arqueólogo, Ian McNiven.

https://www.sciencemag.org/news/2020/02/aboriginal-tale-ancient-volcano-oldest-story-ever-told

https://pubs.geoscienceworld.org/gsa/geology/article-abstract/doi/10.1130/G47166.1/581018/Early-human-occupation-of-southeastern-Australia?redirectedFrom=fulltext

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.