La Estela de Mesha podría confirmar la existencia histórica de un rey bíblico

El rey bíblico Balac podría ser una figura histórica, asegura un estudio de la Universidad de Tel Aviv, tras creer haber identificado su nombre en una nueva lectura de la Estela de Mesha, piedra con una inscripción del siglo IX a.C.

De acuerdo a la historia en el Antiguo Testamento (Números 22-24), Balac fue el rey de los moabitas, pueblo enemigo de Israel. Ahora, lo que parece ser el nombre de este monarca, ha sido identificado en la línea 31 de la Estela de Mesha, donde hasta ahora el consenso de los especialistas era que ponía Casa de David. Así lo afirman los investigadores Israel Finkelstein, Nadav Na’aman y Thomas Römer en un artículo publicado en la revista del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv.

La Estela de Mesha fue encontrada en el siglo XIX en las ruinas de la ciudad bíblica de Dibon en Moab (actual Jordania), y ahora se encuentra en el museo del Louvre. Cuenta la historia de la expansión territorial del rey Mesha de Moab, a quien también se menciona en la Biblia. La estela se rompió en 1869 y faltan partes de ella. Sin embargo, algunas de las partes faltantes se conservan en una copia inversa de la inscripción: una impresión hecha antes de que se rompiera la estela.

Los autores estudiaron nuevas fotografías de alta resolución de esa impresión y de la estela en sí. Estas nuevas imágenes dejaron en claro que hay tres consonantes en el nombre del monarca mencionado en la Línea 31, y que la primera es la letra hebrea bet (un sonido ‘b’). Mientras que las otras letras están erosionadas, el candidato más probable para el nombre del monarca es Balac, de acuerdo con los expertos. La sede del rey al que se hace referencia en la Línea 31 estaba en Horonaim, un lugar mencionado cuatro veces en la Biblia en relación con el territorio moabita al sur del río Arnon.

«Por lo tanto, Balac podría ser una personalidad histórica como [el profeta] Balaam, quien antes del descubrimiento de la inscripción de Deir Alla, era considerado como una figura “inventada”», sugieren los autores del estudio.

Balaam era un profeta a quien el rey Balac consulta respecto a los israelitas (que estaban a punto de conquistar su territorio), y que es conocido por haberle hablado su burra cuando iban de camino a Moab. Durante mucho tiempo también se dudó de su existencia histórica, hasta que en 1967 los arqueólogos encontraron una inscripción en Deir Alla, Jordania, donde se le menciona, aunque con la diferencia de que se dice que era profeta de Ashtar y no de Yahvé como afirma la Biblia.

«Además, al descartar la lectura de la Casa de David descartamos que el reino de Judá haya conquistado al de Moab, algo que puede ser significativo para la historia antigua de Israel», concluye Finkelstein.

https://www.haaretz.com/archaeology/.premium-the-biblical-king-balak-was-a-historical-figure-reinterpretation-of-mesha-stele-sug-1.7188438

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.