La datación del sudario de Turín podría ser errónea

El asunto del sudario de Turín sigue volviendo a los focos cada cierto tiempo, y esta vez por su antigüedad. Una polémica que divide a los expertos y demás interesados, principalmente entre dos posibilidades: para unos es el sudario de alguien del siglo I (quizá Jesús o alguien maltratado de forma muy parecida) y para otros una falsificación medieval muy elaborada y convertida en reliquia. Con todas sus particularidades dentro de cada opción, el caballo de batalla principal dentro de esta cuestión se halla precisamente en la datación de la pieza. Y es ahí donde vuelve a saltar la noticia. Un equipo de investigadores de Francia e Italia ha encontrado evidencia que sugiere que hubo conclusiones erróneas en los análisis que, en 1988, dataron en la Edad Media la Sábana Santa de Turín.

En su artículo publicado en la revista Archaeometry de la Universidad de Oxford, el grupo describe su análisis de los datos utilizados en el estudio anterior y lo que encontraron. En 1988, un equipo de investigadores obtuvo acceso a la Sábana Santa de Turín. Como parte del esfuerzo de investigación, varias entidades fueron elegidas para examinar piezas individuales de tela del sudario, pero al final, únicamente se les permitió a tres: la Universidad de Arizona, el Instituto Federal de Tecnología de Suiza y la Universidad de Oxford.

Una vez concluida la prueba, los investigadores anunciaron que los tres grupos de investigación habían fechado los fragmentos de tela entre 1260 y 1390, evidencia de que el sudario no era del tiempo de Cristo, sino la falsificación medieval a la que se hacía mención antes. Pero hubo un problema con los hallazgos: el Vaticano, propietario del sudario, se negó a permitir que otros investigadores accedieran a los datos.

En este nuevo esfuerzo, el equipo de investigación demandó el acceso a los datos a la Universidad de Oxford, y lo consiguió. Después de estudiar los datos durante dos años, el nuevo equipo anunció que el estudio de 1988 tenía fallas porque no involucraba el estudio de todo el sudario, solo algunas piezas de los bordes. Se rumorea que las piezas de borde del sudario fueron manipuladas por monjas en la Edad Media para restaurar el daño causado a la cubierta a lo largo de los años.

En una entrevista reciente con L “Homme Nouveau, Tristan Casabianca, líder del equipo en el nuevo estudio, afirmó que los datos sin procesar de las pruebas de 1988 mostraban que las muestras de prueba eran heterogéneas, lo que invalidaba los resultados.

Los investigadores sugieren que se deben realizar nuevos estudios sobre el sudario si se quiere determinar su datación real. Para que eso suceda, el Vaticano tendrá que proporcionar nuevamente acceso al sudario, lo que parece será difícil, ya que las autoridades eclesiásticas se han mostrado reacias a permitir más pruebas, señalan.

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.