Estrellas desaparecidas podrían ser un buen lugar para buscar vida

Setenta años de diferencia entre un grupo de imágenes han servido para establecer una hipótesis de trabajo en lo que respecta a la vida extraterrestre. En este caso, un grupo de astrónomos comparó imágenes del espacio obtenidas en 1950 con otras sacadas en la actualidad y constató la desaparición de cerca de un centenar de objetos, publica The Astronomical Journal. Más de cien fuentes de luz, conocidas como ‘rojos transitorios’, parecen haberse desvanecido. Aunque no hallaron ninguna señal de inteligencia extraterrestre vinculada con ese fenómeno, estiman que son un buen punto de partida para la investigación.

A menos que una estrella directamente colapsara en un agujero negro, no hay ningún proceso físico conocido que pudiera hacerla desaparecer“, explicaron los investigadores liderados por Beatriz Villarroel, de la Universidad de Estocolmo (Suecia) y del Instituto de Astrofísica de Canarias (España).

El primer paso del análisis se dio en 2016, cuando especialistas de la Universidad de Upsala (Suecia) compararon los mapas y descubrieron la ausencia de una estrella. Fue en la continuidad del proyecto llamado ‘Fuentes que desaparecen y aparecen durante un siglo de observaciones’ (VASCO, por sus siglas en inglés) que se advirtieron los demás faltantes. Este fenómeno podría ayudar en la búsqueda de estrellas enanas tipo M, supernovas de alto desplazamiento al rojo o de otros objetos rojos transitorios indefinidos.

Además, afirmaron que haciendo foco en algunos “puntos calientes” se podrían “identificar las locaciones más probables para alojar inteligencia extraterrestre”. También se interesaron en las señales de láseres rojos de comunicación interestelar o de esferas de Dyson, es decir, megaestructuras que rodean una estrella para absorber su energía.

Las implicaciones de hallar esos objetos se extienden desde los campos de la astrofísica tradicional a las búsquedas más exóticas de evidencia de civilizaciones tecnológicamente avanzadas“, explicaron.

Tenemos claro que ninguno de estos eventos ha mostrado signos directos de ser inteligencia extraterrestre“, expresó Martín López Corredoira, del Instituto de Astrofísica de Canarias y coautor del estudio. “Son fuentes astrofísicas naturales, aunque algo extremas“, concluyó.

https://iopscience.iop.org/article/10.3847/1538-3881/ab570f

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.