Desentierran una supuesta ‘botella de brujas’ usada durante la Guerra de Secesión estadounidense

De vez en cuando, propios y extraños que estén interesados en el folklore pueden asistir a descubrimientos curiosos al respecto, que traen hasta el presente ejemplos sobre creencias populares muy sorprendentes, y no tan alejados en el tiempo. Es el caso de esta botella, que a primera vista parecía llena de basura.

«Era esta botella de vidrio llena de clavos, rota, pero todo allí, cerca de un viejo hogar de ladrillos», dijo Joe Jones, director del Centro William & Mary de Investigación Arqueológica (WMCAR). «Pensamos que era inusual, pero no estábamos seguros de qué era».

La botella se recuperó como parte de una excavación arqueológica en el sitio denominado Redoubt 9 (Reducto 9), que hoy se ubica en las salidas 238 a 242 de la I-64, en el condado de York. La excavación se realizó en 2016, en asociación con el Departamento de Transporte de Virginia, y fue supervisada por el ex arqueólogo del proyecto WMCAR Chris Shephard, quien ahora trabaja para VDOT.

Jones señala que WMCAR trabaja con frecuencia y en estrecha colaboración con VDOT, y que la disposición estándar es que su trabajo arqueológico se programe con mucha anticipación a las obras viales activas. En este caso, la excavación tuvo lugar antes del proyecto de ampliación interestatal planificado por VDOT.

Lo que queda de Redoubt 9 ahora descansa en la mediana de la Interestatal 64. Fue construido por los confederados, pero ocupado por las tropas de la Unión después de la Batalla de Williamsburg en 1862. La fortificación fue uno de los 14 mini-fuertes construidos a lo largo de una línea entre James y Los ríos de York para contrarrestar la amenaza de un asalto federal en Richmond a través de la península, explicó Jones.

«Las tropas de la Unión probablemente tenían la tarea de mantener y reparar la fortificación cada vez que tenían razones para esperar un asalto confederado», dijo Jones. «Estaban construyendo una fortificación, por lo que asumimos que necesitaban un lugar para mantener sus clavos y usaron una botella».

Si era un simple recipiente para clavos, se trataría únicamente de un hallazgo más, valioso pero con ningún componente insólito. Pero parece que no se trataba sólo de eso. El uso real de la botella, sugerido por primera vez por el miembro del personal de WMCAR Oliver Mueller-Heubach y el fundador de WMCAR Robert Hunter, es mucho más interesante. Dado el contenido y el contexto del artefacto, teorizaron Mueller-Heubach y Hunter, es probable que el recipiente lleno de clavos sea un raro objeto ritual conocido como “botella de bruja“.

Jones citó informes de historiadores que indican que la tradición de la botella de bruja se originó en la región de East Anglia (Inglaterra) a finales de la Edad Media y fue introducida en América del Norte por inmigrantes coloniales. Las botellas servían como una especie de talismán para alejar a los espíritus malignos. Una persona interesada en protegerse contra algún tipo de maleficio enterraría la botella llena de clavos (y de otros elementos, como uñas y pelo) debajo o cerca de su hogar, con la idea de que el calor del hogar cargaría el contenido del recipiente de energía, pudiendo de esta forma romper el hechizo de una bruja. Si bien se han documentado casi 200 botellas de brujas en Gran Bretaña, se han encontrado menos de una docena en los Estados Unidos.

Una de las primeras descripciones de una ‘botella de bruja’ en Suffolk, Inglaterra, aparece en 1681 en Saducismus Triumphatus (Evidencia sobre Brujas y Apariciones) de Joseph Glanvill. Algunas de las primeras botellas de brujas documentadas consisten en jarras de gres vidriadas con sal conocidas como jarras Bartmann, Bellarmines o “Barbas grises“. Bellarmines lleva el nombre de un inquisidor católico particularmente temible, Robert Bellarmine, quien persiguió a los protestantes y fue fundamental en la quema de Giordano Bruno o el proceso contra Galileo (aunque a pesar de ello es considerado santo y doctor de la Iglesia). Las barbas grises y las bellarminas estaban hechas de gres marrón o gris esmaltado con sal y estampado con una cara barbuda.

«Es un buen ejemplo de cómo un artefacto singular puede decir mucho», dijo Jones. «Es realmente una cápsula del tiempo que representa la experiencia de las tropas de la Guerra Civil, una ventana directamente a lo que estaban pasando estos tipos al ocupar esta fortificación en este período de tiempo».

Los registros sugieren que Redoubt 9 fue ocupado por la 5ta Caballería de Pensilvania de forma intermitente entre mayo de 1862 y agosto de 1863. El mismo regimiento se hizo responsable del incendio del edificio Wren. Probablemente ocuparon Redoubt 9 durante períodos de conflicto, como las redadas confederadas, cuando el control de la Unión sobre Williamsburg estaba en riesgo.

Una de estas incursiones ocurrió el 8 de septiembre de 1862, cuando un contingente de soldados de caballería de Virginia, Georgia y Carolina del Sur atacó a las tropas de la Unión publicadas en William & Mary. El grupo atacó el campamento de la Unión y el depósito de suministros en Fort Magruder.

«La Caballería de Pensilvania habría ocupado los reductos periféricos, incluido el Reducto 9, en los días y meses posteriores a la redada en un intento por evitar que los confederados los retomaran», dijo Jones. «Hubo muchas bajas y miedo durante este período. Las tropas de la Unión fueron una fuerza de ocupación en el territorio enemigo durante la mayor parte de la guerra, por lo que había muchos malos espíritus y energía para protegerse».

Jones agregó que la botella llena de clavos que se encontró cerca de un hogar revestido de ladrillos del campamento fue hecha por un embotellador en Pennsylvania. Es digno de mención, dado que la fortificación probablemente fue ocupada por la caballería de Pensilvania.

Siglos después, no hay forma de saber con certeza si el artefacto es un hechizo contra los espíritus malignos o simplemente una botella llena de clavos. Jones explicó que la mayoría de las botellas de brujas contienen reliquias de quienes las enterraron. La botella recuperada en Redoubt 9 se rompió en la parte superior, por lo que Jones dijo que es prácticamente imposible saber quién lo hizo o cuáles fueron sus verdaderas intenciones. ¿Había elementos biológicos en la botella? Los investigadores creen que sí, pero no se han hallado evidencias indiscutibles al respecto en este caso particular.

«Quizás los clavos en la botella fueron colocados allí no por hombres alistados que usaban la botella como un contenedor conveniente, sino por un oficial que se sentía especialmente amenazado de ocupar territorio hostil», dijo Jones. «Dada la amenaza percibida de un ataque confederado y la hostilidad general de los residentes locales, tenía buenas razones para detenerse y confiar en las tradiciones populares de su comunidad en Pennsylvania para ayudar a proteger su hogar temporal lejos del hogar».

https://www.archaeology.org/news/8376-200123-virginia-witch-bottle

https://www.wm.edu/news/stories/2020/civil-war-era-jug-found-on-highway-median-may-be-rare-witch-bottle.php

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.