Bob Lazar: Area 51 and Flying Saucers. Una visión general

Dentro de la conocida como “ufología” hemos visto de todo. Platillos volantes, avistamientos masivos, supuestos aterrizajes, recuperación de cadáveres extraterrestres, contactos e incluso teorías conspirativas de todo tipo. Pero si hay una realmente influyente, esa es la de Bob Lazar. Ese misterioso hombre que asegura haber estudiado física en el MIT. El mismo sujeto que jura haber trabajado en las instalaciones de Los Álamos. Aquel que asegura haber visto verdaderos OVNIs en el Área 51 y haber sobrevivido a dos ataques del FBI.

¿Quién es realmente Bob Lazar? Es una cuestión tan complicada como la de sacar algo en claro de su currículum. Los detalles de su trayectoria vital son difíciles de verificar, pues no existe registro alguno de su paso por el MIT. Tampoco desde los laboratorios de Los Álamos han dado fe de su presencia allí en algún momento, a pesar de que el periodista George Knapp – el que le entrevistó en 1989 en la KLAS-TV de Las Vegas – asegurase haber encontrado una referencia a su nombre en la guía telefónica interna del lugar. Lo único que hay de cierto en todo este asunto es que fue arrestado por delitos relacionados con la prostitución y que sigue defendiendo su historia a capa y espada, a pesar del descrédito de miles de personas.

En medio de todo este caos, Lazar volvió a los focos debido al documental cuyo título encabeza esta nota. Pero aun había otra sorpresa más que añadir a lo ya sabido hasta el día del estreno. Al parecer, recibió una visita del FBI el mes pasado, cuando aun no había visto la luz en EE.UU. El canal de Youtube SecureTeam10 pudo entrevistar al protagonista el pasado día 4 de diciembre, con motivo del estreno, previsto para el 8. En medio de ese audio, Lazar habló de esa supuesta visita:

«Un convoy de vehículos y agentes vinieron a mi casa y me dijeron que otros más vendrían para hacerme unas preguntas. Aseguraron que buscaban unos papeles de hace un par de años acerca de un cliente que encargó un material tóxico. Podrían haberme llamado, fue desmesurado lo que hicieron».

¿En qué material estaría interesado el FBI? Según Lazar, dueño actual de una empresa suministradora de material científico, en el misterioso elemento 115, una parte esencial de su historia. Este elemento sería una de las claves del funcionamiento de las naves extraterrestres en las que asegura haber trabajado. Desde los años noventa se rumorea que nuestro hombre robó este material, o algo relacionado con él, del Área 51. Pero es algo que jamás se ha comprobado, como casi cualquier otra parte de esta extraña historia. Dicho esto, toca entrar en materia. ¿Qué se ha dicho al respecto de la trama en el documental?

Bob Lazar: Area 51 y Flying Saucers, de Jeremy Corbell


Presunta tarjeta «W2» presentada como prueba por Bob Lazar. Wikipedia Public Domain.

A pesar de lo que se pueda pensar, Bob Lazar no es uno de esos tipos que ha expuesto su historia a todo aquel que quisiera conversar con él al respecto. De hecho, asegura que desde apareció en 1989 con el pseudónimo de “Dennis”, su vida ha ido a peor. Llevaba años de silencio, más allá de algunas apariciones esporádicas, hasta que Jeremy Corbell le buscó para volver a contar su historia. Si se revisa la carrera del director, cualquiera se daría cuenta de que le gusta lo marginal. The Anonymous Interview o Hunt for the Skinwalker son solo dos ejemplos. Y parece que Corbell seguirá explotando el tema OVNI, no en vano hay otro documental suyo en post-producción, que tiene como eje central nada más y nada menos que al ya desaparecido Edgar Mitchell, uno de los doce hombres que ha pisado la Luna. Aunque aun queda algún tiempo antes de que el mundo pueda ver lo que Moonwalker – que así se titulará su nuevo trabajo – dará de sí. Tiene bastante mérito, pues ha logrado que una celebridad de la ufología como Lazar de su primera entrevista importante tras todo lo acontecido entre finales de los ochenta y principios de los noventa.

La película de Corbell incluye la entrevista original de “Dennis” con Knapp, en la que Lazar describe lo que vio en Groom Lake, en el área secreta S-4. Reactores antimateria en nueve platillos volantes, intentos de llevar a cabo tecnología inversa… Aunque sí resulta novedoso saber de la vida actual de Lazar. Por ejemplo, dirige United Nuclear, compañía que trabaja suministrando material dedicado a la investigación médica y científica en Michigan. Al parecer, el asunto del FBI está relacionado con las actividades de su empresa, aunque en la cinta se insinúa que todo se debe a la obsesión de las autoridades por encontrar algo referente al elemento 115, el Moscovio, del que solo se han producido cuatro isótopos en laboratorio, con una nula estabilidad, pues surge durante fracciones de segundo. Un elemento que, sin embargo, Lazar asegura que era usado por las naves que observó, como forma de propulsión y estabilizador de gravedad.

Buscando detalles que den veracidad a los argumentos que expuso y sigue exponiendo, Corbell le echa una mano en detalles que llaman la atención, como el de los escáneres biométricos que el científico dijo ver en la sección S-4. En el documental se muestra una imagen recientemente desclasificada de un dispositivo muy parecido al descrito en su momento por Lazar. Sorprendido, Bob comenta que es la primera vez que lo ve desde que trabajó allí entre 1988 y 1989.

Durante el poco más de hora y media que dura el documental, se da un somero repaso a todo lo ya comentado hasta ahora, además de dar otra serie de detalles aun poco conocidos o no aclarados. ¿Vio extraterrestres? Al parecer, no lo confirma en ningún momento, aludiendo únicamente a nueve naves, con los asientos pequeños, casi de tamaño infantil. Además, señala el apodo que al parecer se daba a los visitantes del espacio en las instalaciones: “los niños“.

Asegura además que intentaron acabar con él mientras conducía por carretera, un tiempo antes de que se diera a conocer. También asevera que alguna de las naves con las que trabajó fueron halladas durante trabajos arqueológicos y no solo procedían de accidentes. Dentro de su pensamiento, sigue sin desechar la archiconocida HET o hipótesis extraterrestre, aunque no descarta que los visitantes sean humanos del futuro, otra variante – nada imaginativa, por cierto – de la propia HET.

Bob Lazar: Area 51 y Flying Saucers no pretende despejar la duda en torno a la historia que cuenta, sino ofrecer al espectador un retrato de Lazar, un científico con una mente brillante, pero que asegura haber sido testigo de lo imposible y que sigue siendo perseguido y atormentado por ello. Corbell nos trae un retrato humanizador de un hombre que sigue ubicado entre la leyenda y la realidad, alguien que se debate entre el mesianismo de una revelación trascendente y el descrédito más absoluto.

Con intervenciones narrativas del actor Mickey Rourke como hilo conductor, la cinta llega a a su momento álgido cuando se cuestiona al propio Lazar sobre la veracidad de toda la historia que contó en 1989. ¿Le molesta que lo le crean o que lo tomen por un científico loco? ¿Le frustra saber que no puede probar de forma definitiva haber trabajado donde dice? Su respuesta es a la vez elocuente y meditada, y sigue siendo la misma que la de los últimos treinta años de su vida.

«¿Qué más puedo decir? Tengo mejores cosas que hacer que llegar a esto. Podría inventarme una mentira mejor, pero no tengo ninguna motivación para mentir».

https://www.imdb.com/name/nm5071788/

https://www.theweek.co.uk/98299/area-51-what-did-bob-lazar-really-see

https://motherboard.vice.com/en_us/article/j5zvj7/ufo-technician-bob-lazar-speaks

https://www.thesun.co.uk/tech/7901364/bob-lazar-ufo-aliens-area-51/

La entrevista a Bob Lazar en SecureTeam10 https://www.youtube.com/watch?v=n4ZGidO1hH0

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.