Arqueólogos descubren en antiguo megalito británico marcas secretas visibles solo durante la noche

Un nuevo estudio sugiere que Stonehenge y otros antiguos monumentos megalíticos podrían haber sido utilizados para ceremonias sagradas a la luz de la luna que se celebrarían, como es lógico, en plena noche. Los arqueólogos participantes en este estudio han llegado a esta conclusión tras descubrir que ciertos mensajes misteriosos marcados sobre las grandes piedras solo son visibles por la noche. Hasta hace poco, se creía que las estructuras del Neolítico estaban exclusivamente vinculadas a los movimientos del sol, siendo el inmenso círculo de piedras de Stonehenge en Wiltshire el ejemplo definitivo de ello, ya que los ejes del monumento se encuentran perfectamente alineados con el solsticio de verano. Sin embargo, el reciente estudio arqueológico revela que al menos un monumento megalítico era utilizado de manera diferente a la mayoría de estructuras de este tipo. Como informa The Telegraph , el reciente examen del panel grabado de la Edad de Piedra conocido como Hendraburnick Quoit y ubicado en Cornualles, investigación llevada a cabo por el Dr. Andy Jones –quien ha estado trabajando conjuntamente con la Unidad Arqueológica de Cornualles– ha revelado la presencia de diez veces más marcas sobre el panel grabado cuando se observa a la luz de la luna o bajo una luz solar muy tenue desde el sureste.

Para aquellos que no conozcan el monumento en cuestión, tengan en mente que el nombre de Hendraburnick “Quoit” (en inglés “aro”, “círculo”) es de hecho una denominación errónea. En realidad no es un círculo en absoluto, sino una imponente y pintoresca losa de piedra apuntalada que se alza en un valle de Cornualles que se extiende suavemente por el paisaje. Es un lugar fascinante, y aparte de ser testimonio del poder de aquel pueblo prehistórico para erigir estas enormes piedras, también destacan en él sus numerosas antiguas marcas, conocidas como cazoletas, y que consisten en el vaciado de oquedades de forma redondeada en la superficie de la piedra.

Curiosamente, los arqueólogos observaron también que en cierto momento de la historia, un pueblo que probablemente habitara en la zona cercana al monumento machacó numerosos minerales de cuarzo en el lugar, fragmentos de cuarzo que habrían irradiado luz en la oscuridad, ofreciendo por tanto un efecto único e impresionante durante la noche.

El Dr. Jones afirma que este singular fenómeno no se produciría exclusivamente en el Hendraburnick Quoit, sino que también ha sido observado en otros antiguos monumentos megalíticos, como Stonehenge por ejemplo. Explicaba Jones en declaraciones recogidas por The Telegraph : “Creo que las nuevas marcas demuestran que este lugar era utilizado de noche, y es probable que también lo fueran otros monumentos megalíticos. Teníamos constancia de que había algunas marcas de cazoleta y anillos en la superficie de las piedras, pero estábamos allí en una tarde soleada y observamos que el monumento arrojaba sombras sobre otras marcas que nadie había visto jamás. Cuando volvimos para tomar algunas imágenes por la noche, al utilizar el flash de la cámara vimos de repente más y más marcas, lo que sugería que estaban diseñadas para ser vistas de noche y a la luz de la luna.”

El Dr. Jones y su colega Thomas Goskar concluyen en su artículo publicado en la revista Time and Mind (“Tiempo y Mente”): “Como en muchas otras culturas en las que la oscuridad se asocia con lo sobrenatural y la elevación de los sentidos, es posible que algunas actividades realizadas en Hendraburnick Quoit se llevaran a cabo por la noche. El cuarzo tiene propiedades luminiscentes, reflejando tanto la luz de la luna como la del fuego. Dado que el ojo humano percibe el color y las sombras de forma bastante diferente por la noche que a la luz del día, y que las marcas habrían sido visibles bajo la luz de la luna, el cuarzo machacado de Hendraburnick podría haber sido empleado como parte de las actividades nocturnas realizadas en el lugar y destinadas a ‘liberar’ las propiedades luminiscentes del cuarzo en torno al monumento, ‘revelando’ de esta forma tan particular su arte. Después del ritual, los fragmentos de cuarzo, una vez caídos al suelo, podrían haber formado de manera efectiva una plataforma o arco más amplios que habría continuado brillando en el lugar bajo la luz de la luna, añadiéndose de este modo al ‘aura’ del monumento.”

El próximo paso para los arqueólogos será descubrir qué ocurría exactamente en el transcurso de aquellas ceremonias especiales a la luz de la luna. Las conclusiones de la reciente investigación han sido publicadas, como ya hemos mencionado, en la revista de arqueología Time and Mind.

http://www.telegraph.co.uk/science/2017/07/07/ancient-stone-monuments-may-have-used-mysterious-moonlit-ceremonies/

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

No se admiten más comentarios