Young-hae Chi, el profesor de Oxford que asegura que convivimos con aliens invisibles

Young-hae Chi, es profesor del Instituto Oriental de Oxford y, desde 2012, cuando dio una conferencia titulada Abducción alienígena y la crisis ambiental (“Alien Abduction and the Environmental Crisis), cree que existe una fuerte correlación entre el cambio climático y los secuestros extraterrestres. De acuerdo con declaraciones en una reciente entrevista, «no solo los científicos y teólogos, sino también las especies no humanas parecen estar muy preocupadas por la supervivencia de nuestra especie».

Aparentemente la llegada de los alienígenas se debe a que están preocupados por nuestro bienestar y futuro. Es un argumento muy repetido por la literatura ufológica clásica y por muchos contactados. Por supuesto, afín a la hipótesis extraterrestre clásica. Y Chi parece tenerla bien arraigada. Para él, el momento en el que aparecieron los extraterrestres (cuando más se comenzó a hablar sobre abducciones y avistamientos) coincide con el surgimiento de los mayores problemas en nuestro planeta, en particular el cambio climático y las armas nucleares. Para este profesor, si actuamos ahora sobre el cambio climático, «no solo podemos salvarnos a nosotros mismos, sino que también podemos demostrar que los extraterrestres están equivocados al juzgar nuestra capacidad moral».

«Si estuvieran lejos, no deberían preocuparse por nosotros. Por eso creo que no están muy lejos, están justo al lado de nosotros, aunque no podemos verlos».

Pese a esta invisibilidad Chi señala que hay cuatro tipos de alienígenas: los pequeños; los altos y calvos; aquellos con escamas y ojos de serpiente y los parecidos a insectos. Estos últimos serían los líderes. De acuerdo con la teoría de Chi, el hecho de que los extraterrestres y los seres humanos compartan la misma biosfera significa que el cambio climático tiene un impacto negativo en ellos también. Lo extraño es la estrategia que han elegido al respecto: tener sexo con humanos. Y el objetivo es muy claro: producir un híbrido. Aunque no aclara si esta quimera, mitad humana, mitad alienígena, sería invisible o simplemente alta y calva.

«Si hay algo común a todas las abducciones es que están realizando algún tipo de experimento biológico, incluida la producción de un híbrido – concluye Chi –. Una posibilidad es que encuentren nuestro ADN valioso. En segundo lugar, para crear especies que puedan sobrevivir en las condiciones climáticas futuras. Y, finalmente, algunos abducidos informan que estos híbridos son de una inteligencia muy alta, lo que podría significar que están buscando un futuro líder».

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.