El “reto Momo”: otro viral que puede conducir al suicidio

Según las autoridades, se trata de un reto macabro en el que se amenaza y se incita a los participantes a cometer actos peligrosos.

Vuelve a pasar, un año después. La “ballena azul” causó estragos entre adolescentes de medio mundo, con unas 130 muertes relacionadas Ahora le toca a Momo, un viral a caballo entre Creepypasta y broma que está siendo usado para fines muy oscuros. A pesar de que ya ha habido varios casos terribles en torno a este nuevo reto, no es hasta ahora cuando llega de forma clara a la prensa nacional. Y es que el último caso que tiene a Momo como protagonista se ha producido en Francia y ha conmocionado a la opinión pública del país galo.

La policía francesa ha abierto una investigación tras la muerte de un joven de 14 años que supuestamente participaba en el ‘Momo Challenge’, el nuevo juego que se hizo viral hace unos meses a través de Whatsapp. Según las autoridades, se trata de un reto macabro en el que se amenaza y se incita a los participantes a cometer actos peligrosos.

El adolescente, habitante de la ciudad de Rennes, fue hallado en su habitación ahorcado con el cinturón de su kimono. La policía local ha iniciado una investigación para esclarecer las circunstancias entorno a la muerte del joven. Por el momento, se apunta a una posible “incitación al suicidio”, ya que en el juego se exige llevar a cabo los retos y en caso contrario se amenaza con la publicación de fotos privadas, según el Fiscal Público de Rennes.

El padre del menor no ha dudado en denunciar públicamente a varias entidades por el suceso. Y es que, una vez más, se demuestra que Internet y las redes sociales pueden ser un lugar muy oscuro si no se tiene el debido cuidado. De esta forma, el desconsolado padre ha denunciado este lunes a YouTube, WhatsApp, a un sitio de citas para adolescentes y al Estado francés por «poner en peligro la vida de otros» después de la muerte de su hijo. El fiscal de la ciudad de Rennes, en el oeste del país, Nicolas Jacquet, ha confirmado que se ha producido dicha denuncia ante la gendarmería.

«Acuso a YouTube, Whatsapp y a la web ‘rencontre-ados.com’ de no proteger a los jóvenes», ha afirmado René Gattino. «Siento que el Estado no ha tenido suficientemente en cuenta los peligros que estos sitios representan para los jóvenes. Cuando te toca a ti no lo entiendes. Pensamos que podíamos estar tranquilos en el campo, pero Internet está en todas partes y eso no asegura nada», denuncia.

A pesar de su edad, el joven pudo registrarse en rencontre-ados.com. Con su decisión, la familia quiere ante todo alertar al público para evitar, dice, que se vuelvan a producir otros dramas similares. «La investigación y, especialmente, las investigaciones técnicas están tratando de determinar las circunstancias exactas de la muerte», ha dicho el fiscal.

La familia ha declarado que el joven «no se ha suicidado de manera consciente», sino que ha seguido “el reto Momo”, cuyos desafíos propuestos ya le había causado daños como autolesiones en su cuerpo. La familia ha querido «sobre todo alertar a la población para que no se vuelva a repetir un drama de esta naturaleza».

Además, el diputado del partido de La République en Marche (LREM) Gabriel Attal se ha dirigido al ministro del interior, Gérard Collomb, para alertar de los peligros del ‘Momo Challenge’.

¿En qué consiste el “Momo challenge”?

Las autoridades se refieren a Momo como un ‘Suicide Game‘, que consiste en una especie de cadena de imágenes violentas que se envían a través de la aplicación de WhatsApp y que deben ser reenviadas a los contactos respectivos. Se trata de un ‘juego’ muy peligroso que se ha extendido especialmente por Latinoamérica. Momo tiene un perfil en WhatsApp con una imagen inquietante de una mujer joven con ojos saltones, cabello largo y negro, patas de ave y rasgos distorsionados. Fue creado, como todos los curiosos al respecto sabrán, por la compañía japonesa de efectos especiales Link Factory.

Entre las acciones que se piden a las víctimas, la mayoría chicos muy jóvenes que no siempre pueden valorar el peligro, hay varias prácticas autolesivas. Los que se niegan, reciben a cambio amenazas, insultos y chantajes, en un intento de obsesionar a la víctima para convencerla a llegar a cometer suicidio.

Según los foros en línea, los usuarios que se relacionan con Momo en WhatsApp reciben fotografías perturbadoras y gráficas y en algunos casos se ven envueltos en el llamado “doxing”, una práctica que consiste en que alguien piratea tu información privada y luego te amenaza con compartirla en línea o en un foro público.

Casos en Sudamérica

Estas pequeñas instrucciones dan testimonio del origen y las características del “Momo challenge”.

Pero, como se dijo al principio, no es el único caso, sino el que más ha resonado en Europa. En Sudamérica ya llevan meses peleando contra este reto.

El final del verano también estuvo marcado por la tragedia. Dos adolescentes de 12 y 16 años, chica y chico respectivamente, se suicidaron con pocas horas de diferencia en Colombia y se cree que sus muertes podrían estar relacionadas con Momo. Los dos jóvenes se suicidaron a finales de agosto en tan solo 48 horas, según la radio local Caracol. Las muertes ocurrieron en el municipio de Barbosa, en la parte noroeste de la zona colombiana de Santander.

Según informaron los medios locales, se cree que el chico probablemente conocía a la niña y que fue quien le pasó el juego antes de suicidarse. Dos días más tarde, la joven fue encontrada ahorcada. En los dos casos, la policía confiscó los móviles de los chicos y encontraron mensajes que los vinculan con el juego suicida Momo.

«Al parecer, practicaron este juego a través de WhatsApp e invitaron a los jóvenes a hacerse daño», dijo el secretario de gobierno colombiano Janier Londoño. «El juego tiene diferentes desafíos y el suicidio es al final».

En México, la Fiscalía General del Estado de Tabasco emitió un boletín en el que advertía de los peligros del desafío: «El riesgo de este reto entre los jóvenes y menores de edad es que los delincuentes pueden hacer uso de este ‘juego’ para: sacar o robar información personal; incitar al suicidio o a la violencia; acosar, extorsionar; generar trastornos físicos y psicológicos como ansiedad, depresión, insomnio…».

Durante el pasado mes de julio, una niña de 12 años se quitó la vida colgándose de un árbol en su humilde vivienda de la localidad de Ingeniero Maschwitz, ciudad argentina del partido de Escobar, de la provincia de Buenos Aires. Las autoridades creen que lo hizo realizando “una prueba extrema” del juego del Momo tras hallar evidencias que con relacionan con este reto viral. De acuerdo con el medio local Diario Popular, la menor habría filmado toda la secuencia previa a su muerte con su celular, por lo cual una de las hipótesis es que se trató de un suicidio inducido.

Las imágenes serían muy duras, y mostrarían a la niña siguiendo ciertos pasos que alguien le estaría indicando, hasta que empieza con la autoasfixia, atando una sábana a su cuello. La niña se llamaba Selene. En su casa, los otros niños de la familia numerosa dormían sin advertir qué estaba ocurriendo afuera. La madre se había ausentado y al regresar se encontró con esa terrible escena.

El medio antes citado señala que las sospechas apuntan a un adolescente de 18 años, al que la víctima habría conocido por las redes sociales, y que le habría dado las instrucciones precisas. Al mismo tiempo se especulaba sobre la posibilidad de estar en presencia de una muerte vinculada con el juego del Momo, que como se puede comprobar fácilmente, ha dejado de ser una broma pesada o un simple viral de miedo.

Los grandes medios se hacen eco del “reto Momo” cuando sus efectos llevan mese afectando a muchos menores en diversos países. Como ya ha ocurrido anteriormente, la alarma social parece llevar a las autoridades a hacer pequeños intentos de denuncia social y de llevar a cabo acciones legales que frenen estas prácticas. Pero, como ya sucedió con la “ballena azul” parece que todo quedará en simples advertencias. ¿Cómo controlar fenómenos así, que se extienden en pocas horas? El problema radica, más bien, en la impunidad que sigue existiendo en la red de redes, más allá de la responsabilidad y la ética personal. El control parental es importante, pero no puede ser el factor clave. Solo es cuestión de tiempo que vuelva a aparecer otro reto de este tipo, como ya los ha habido, y que algún caso concreto conmueva a la ciudadanía, que solo oye palabras de consuelo, pero no contempla actos contundentes.

http://es.rfi.fr/americas/20180910-momo-el-desafio-viral-que-aterroriza-los-jovenes

https://emisorasunidas.com/momo-challenge-nina-se-suicida-de-forma-extrema-viral-24-octubre-2018/

https://www.huffingtonpost.fr/2018/11/05/le-pere-dune-victime-du-momo-challenge-attaque-letat-whatsapp-et-youtube_a_23580936/

https://larepublica.pe/mundo/1285367-argentina-nina-12-anos-suicida-vinculan-caso-juego-momo-whatsapp

https://www.telegraph.co.uk/technology/2018/09/03/momo-suicide-challenge-blamed-deaths-two-children/

https://www.foxnews.com/tech/sinister-momo-suicide-challenge-sparks-fear-as-it-spreads-on-whatsapp

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.