Neuralink: la conexión cerebro-máquina y sus claroscuros

Para encontrar el origen de esta historia hay que retroceder dos años, hasta marzo de 2017, cuando el polémico Elon Musk lanzó un órdago en forma de empresa para no quedar “desfasados” frente a las máquinas, una obsesión que ha acompañado a este hombre durante los últimos años. Fiel creyende de la peligrosidad de la Inteligencia Artificial y del papel dominante de ésta en las próximas décadas, Musk pensó que la solución es añadir una capa de inteligencia artificial a nuestra propia inteligencia. Es por ello que fundó Neuralink, que vuelve a ser noticia.

La idea presentada era simple. ¿Y si bastara con pensar algo para escribirlo? Suena muy futurista, pero parte de esa tecnología ya existe y Musk se propuso desarrollar la parte que falta, implantando pequeños electrodos cerebrales que pueden cargar y descargar pensamientos. El fundador de PayPal, Tesla y SpaceX lo llama neural lace o “lazo neural”. El producto podría permitir a los seres humanos alcanzar niveles más altos de la función cognitiva.

El Wall Street Journal fue la fuente principal de aquellos primeros retazos del nuevo proyecto del excéntrico millonario. Allí se recogía que Neuralink es una startup dedicada a realizar conexiones entre el cerebro y computadores, con el fin último de poder curar enfermedades neurodegenerativas, entre otros males que afectan a nuestro sistema nervioso central, además de tener planes a largo plazo para mezclar o apoyar el intelecto humano con inteligencia artificial.

La compañía tiene el rol de investigación médica, por lo que, según reportaba el portal Engadget, Musk contrató expertos en neurociencia, profesores universitarios e investigadores en el campo del aprendizaje de máquinas, entre muchos otros profesionales que mezclan distintas disciplinas adecuadas para este caso en particular.

El empresario afirmó a Vanity Fair que una conexión definitiva entre hombres y máquinas podría ocurrir en cerca de cuatro o cinco años (ahora en un par de ellos, poniendo como meta el 2020), algo que ciertamente nos demuestra lo avanzada que está la tecnología necesaria. Con estas premisas llegamos a la actualidad, donde efectivamente Musk ha dado nuevos detalles sobre los avances de Neuralink.

En una presentación retransmitida en directo, Musk expresó su preocupación de que los humanos se “queden atrás” por el desarrollo de la inteligencia artificial, pero dijo que con una verdadera interfaz cerebro-computadora, la humanidad puede subirse al tren. Según Musk, la principal barrera que impide que esto sea una realidad es un problema de precisión de la información y de “ancho de banda” limitado por la tecnología existente para interactuar con el cerebro.

Ahora Neuralink dice haber desarrollado una nueva forma de insertar electrodos en el cerebro usando pequeños “hilos” aislados que se asemejan a una cadena de perlas y se conectan a un chip incrustado en el cráneo. Los hilos están diseñados para ser lo suficientemente resistentes como para pasar a través del tejido cerebral y soportar la degradación, aunque también son lo suficientemente flexibles para no dañar el tejido cuando el cerebro se desplaza en el cráneo, según la compañía.

Neuralink dijo que los hilos son extremadamente delgados (de 4 a 6 μm, más pequeños que el diámetro de un cabello humano). Y el resumen de un artículo científico acreditado a “Elon Musk & Neuralink”, que aún no ha sido revisado por pares, dice que el sistema podría admitir “hasta 3072 electrodos por conjunto distribuidos en 96 hilos”.

«Dado que estas cosas son tan finas y flexibles, la idea es que se muevan con el tejido en lugar de desgarrarlo», dijo el investigador de Neuralink Philip a Bloomberg.

En la presentación, Neuralink describió sus planes de crear un receptor externo que podría comunicarse de forma inalámbrica con el chip integrado y conectarse a las aplicaciones, aunque actualmente se basa en una conexión externa cableada por USB-C.

Neuralink también presentó un robot quirúrgico equipado con óptica avanzada que dicen que es lo suficientemente preciso para tejer los delicados hilos en todo el tejido cerebral sin dañar los vasos sanguíneos. El artículo de investigación dice que este sistema es “capaz de insertar seis hilos (192 electrodos) por minuto”, según The Verge. De acuerdo con Bloomberg, Neuralink ha utilizado el robot para realizar al menos 19 cirugías en animales con una tasa de éxito del 87%. Por supuesto, se requiere un neurocirujano para operar.

El objetivo de Neuralink es hacer que este proceso sea tan simple como una cirugía ocular LASIK, dijo Musk a la audiencia. Según el New York Times, el presidente de Neuralink, Max Hodak, dice que la técnica requiere actualmente anestesia general y perforar una serie de orificios en el cráneo, aunque con el tiempo esperan cambiar a un láser y anestesia local.

«Uno de los grandes cuellos de botella es que un taladro mecánico vibra a través del cráneo, lo cual es desagradable, mientras que un taladro láser no se sentiría», dijo Hodak al Times.

Si bien los empleados de Neuralink reconocieron al Times que tienen un “largo camino por recorrer” antes de que su técnica tenga aplicaciones prácticas, Musk quiere comenzar las pruebas en humanos el próximo año. Pero la compañía no ha iniciado el proceso de aprobación para tales pruebas de parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, que tiene grandes barreras para los ensayos en humanos.

Se desconoce qué dirá la FDA, pero está claro que los datos que el equipo de Neuralink ha puesto sobre la mesa no están maduros como para obtener la autorización. Según han explicado, han realizado 19 implantes en ratones con un éxito del 87% y han sido capaces de registrar la función de 1500 neuronas a la vez. Increíble, sí; pero insuficiente.

A la vista de lo presentado, faltan ensayos en animales superiores (como monos) y, sobre todo, falta un por qué. Además, la tecnología no es en sí novedosa. Por ejemplo, los hilos de Neuralink se parecen mucho a la NET electrode technology desarrollada por Chong Xie y su equipo de la Universidad de Texas en Austin. De hecho, los electrodos flexibles llevan investigándose durante décadas, Neuralink llega en un momento en que muchos problemas están resolviéndose y añade algunas ideas (como la “máquina de coser”) que parecen muy interesantes.

De hecho, la “máquina de coser” es la gran tecnología que se presentó ayer y ofrece soluciones muy creativas a problemas que en los últimos años tenían estrangulado el desarrollo del laboratorio. Sin embargo, el White Paper (la documentación que han presentado) está muy limitado en datos.

¿Dónde llegará el asunto de Neuralink? ¿De verdad Musk está a punto de revolucionar el mundo de las comunicaciones?

https://www.youtube.com/watch?v=r-vbh3t7WVI&feature=youtu.be

https://www.wsj.com/articles/elon-musk-launches-neuralink-to-connect-brains-with-computers-1490642652

https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-07-17/elon-musk-s-neuralink-says-it-s-ready-to-begin-brain-surgery

https://www.theverge.com/2019/7/16/20697123/elon-musk-neuralink-brain-reading-thread-robot

https://www.engadget.com/2017/03/27/elon-musk-neuralink-ai-cranial-computing/


Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.