¿La creación de un código ético para el diseño tecnológico es vital para la humanidad?

Así lo cree el profesor Tim Wu, que sugiere que las redes sociales están diseñadas para dejarnos con una sensación inconclusa: siempre hay más información que nos puede hacer secretar más dopamina, siempre hay otras cosas interesantes que debemos ver.

El siglo XXI ha cambiado muchas cosas en cuanto a nuestra forma de vida como especie, pero quizá una de las más inquietantes tiene que ver con nuestra identificación con el sujeto básico de la economía. Todas las compañías tecnológicas trabajan a destajo creando nuevas funciones, algoritmos, apps o webs con una intención muy clara: mantenernos conectados el mayor tiempo posible a ellas. Más que nuestro dinero, quieren nuestro tiempo.

No son pocos los expertos que están alertando contra esta nueva tendencia, cada vez más presente, y entre ellos se sitúa el profesor Tim Wu, autor de The Attention Merchants, donde lanza una clara advertencia: es absolutamente necesario plantear un código ético en el diseño de la tecnología, cada vez más ligada a los quehaceres diarios de miles de millones de personas. Wu no descubre nada nuevo en cuanto al efecto que las redes sociales tienen en quienes se conectan a ellas, pero sí que lo hace con un enfoque muy claro, dejando patente la necesidad de legislar para controlar los objetivos con los que se desarrollan estas nuevas tecnologías de uso masivo. Sugiere con mucho acierto que las redes sociales están diseñadas para dejarnos con una sensación inconclusa: siempre hay más información que nos puede hacer segregar más dopamina, siempre hay otras cosas interesantes que debemos ver… El autor sostiene que en el diseño de las plataformas y los aparatos se establece de entrada una cierta agenda; generalmente, el diseño está orientado a explotar las debilidades humanas: la inseguridad, el deseo, la rabia. ¿Por qué? Para que el cliente permanezca dentro, cuanto más tiempo mejor.

De esta forma, las redes crean lo que Wu llama bucles falsos, una refrescante y nueva tanda de noticias con la que pasar más tiempo dentro de ellas. Para el profesor esto es contraproducente para la humanidad, acostumbrada a narrativas con principio y final.

«Creo que el diseño actualmente nos está convirtiendo a todos en obsesivo-compulsivos al hacer que los loops nunca cierren. ¿Cómo te sientes después de ver una buena película, a diferencia de zappear la TV durante 3 horas?».

Los loops o bucles se basan en algo sencillo: la recompensa inmediata, la cual genera adicción. Ninguna de las más grandes plataformas de este tipo se libra de este modelo de negocio, que tiene como centro el tiempo que se invierta – o, mejor dicho, se gaste – en ellas. Por ello, Wu aboga en su libro por la adopción de un código de ética, dando una serie de recomendaciones sobre el uso futuro de estos sistemas. Por ejemplo, la eliminación de estos elementos de refresco de noticias automático o la configuración por defecto de las notificaciones, que instantáneamente asaltan nuestros móviles, acaparando nuestra atención cada poco tiempo, logrando que volvamos a entrar en determinada red social en busca de pequeños instantes de placer y de sensación de pertenencia.

¿Pero hasta qué punto es importante la creación de un código ético de esta categoría? Una búsqueda rápida sobre la adicción a las redes sociales dará a cualquier interesado una rápida respuesta. Cada vez pasamos más tiempo conectados, aun a sabiendas que en bastantes de esas ocasiones no hacemos más que perder el tiempo viendo las mismas cosas una y otra vez o buscando pequeñas novedades dentro de nuestro pequeño universo digital particular. En estos últimos años, esa adicción parece afectar a personas cada vez más jóvenes, obligando a algunos países a legislar en consecuencia, como en el caso de Francia, que acaba de prohibir el uso de dispositivos móviles en escuelas, tratando de esta forma de paliar un mal que parece que se volverá endémico, si es que no lo es ya.

Modelo de negocio, estabilidad mental y relaciones sociales. Una ecuación compleja con una solución aun por determinar, en la que todos participamos día a día.

https://www.fastcompany.com/90239599/the-future-of-humanity-depends-on-design-ethics-says-tim-wu

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.