Espejo chino de hace 1.900 años incluye misteriosa inscripción que se está haciendo realidad

Un espejo de bronce muy bien conservado con 1.900 años de antigüedad ha sido desenterrado en Fukuoka, Japón. El hallazgo destaca por su excelente estado, y también por una intrigante inscripción que aparece grabada sobre su superficie  y que parece estar haciéndose realidad.

Según el diario Asahi Shimbun , el espejo fue hecho en China durante la Dinastía Han Tardía (25 d. C. – 220 d. C.). Mide 11,3 centímetros (4,45 pulgadas) de diámetro. Los dibujos grabados sobre su superficie han llevado a los expertos a clasificarlo como “espejo de arcos conectados”. En el texto inscrito en el espejo se lee, “chang yi zisun,” que significa “para beneficio de las generaciones futuras por siempre.”

Parece que la inscripción se está haciendo realidad, ya que los investigadores creen que este espejo podría ayudar a identificar y a datar otros objetos similares de finales del periodo Yayoi. El espejo también está ayudando a aumentar la conciencia histórica y el interés por el pasado al encontrarse expuesto en el Museo de la Ciudad de Fukuoka.

Las autoridades han declarado que el espejo es especial porque fue encontrado intacto y muy bien conservado. El ambiente húmedo probablemente ayudó a preservar el espejo a pesar del largo tiempo transcurrido. Se dice que está en tan buen estado que quien lo mire todavía puede verse reflejado en él, aunque la imagen aparece un poco distorsionada.

Hidenori Okamura, profesor de arqueología de China en la Universidad de Kioto, proporciona algunos datos sobre el lugar en el que se están realizando las excavaciones y el posible uso que se daba al espejo de bronce: “El lugar del hallazgo no es una tumba, por lo que el espejo podría haber sido utilizado en ritos religiosos.”

Newsweek informa de que el espejo de bronce encontrado en Fukuoka fue enterrado junto con cerámica que data de mediados a finales del periodo Yayoi. Como menciona su artículo sobre el descubrimiento, la cerámica Yayoi se identifica por sus “formas limpias y funcionales”. El espejo y las piezas cerámicas fueron excavados en el yacimiento arqueológico de Nakashima ubicado en Fukuoka, Japón.

El yacimiento arqueológico de Nakashima se encuentra en el estado de Na, una región ya mencionada en las antiguas crónicas chinas. Un funcionario de la División de Patrimonio Cultural Excavado explicaba cómo el espejo de bronce podría haber llegado a Japón: “El reciente hallazgo indica que en el estado de Na de la misma época también había una persona influyente que tenía el poder de adquirir un espejo fabricado en China. Posiblemente, esta persona podría además haber participado en el envío de la expedición a China.”

Como señala Newsweek, el período del que data el espejo pertenece a una época en la que enviados japoneses viajaron al continente en dos ocasiones – para sendas misiones diplomáticas, en los años 57 d. C. y 107 d. C. También fue entonces cuando la metalurgia llegó a Japón desde ciertas regiones de Corea y China. Los espejos no alcanzan un gran valor hoy en día, más allá de su utilidad práctica, pero en el pasado estos objetos eran valiosos presentes utilizados para crear o consolidar alianzas políticas.

http://www.asahi.com/ajw/articles/AJ201712280001.html

http://www.newsweek.com/ancient-extremely-rare-1900-year-old-chinese-mirror-discovered-intact-japanese-764955

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.