El viral 1444: ¿broma de mal gusto, Creepypasta, vídeo de la Deep web?

Ha sido el evento viral del fin de semana, a pesar de pasar totalmente desapercibido para los grandes medios de comunicación tradicionales. Las redes sociales han vuelto a ser sacudidas por un clip terrible. 26 segundos de vídeo en el que se puede ver el supuesto suicidio de un chico, y que ha desatado toda una oleada de respuestas. Maldición, vídeo maldito o Creepypasta. Todo esto y más se ha dicho sobre “1444”.

Antes de comenzar, hay que dejar algo claro: el vídeo es ya irrastreable a través de Youtube. No puede verse, ni encontrarse, a pesar de haberse multiplicado como un virus. El borrado ha sido sistemático y metódico. Un esfuerzo que ha llevado unas horas, pero que no ha evitado que se den reacciones de todo tipo. Todo ha girado alrededor de la censura, aunque no faltan quienes han hecho bromas de todo tipo en referencia al vídeo, además de los omnipresentes memes. El vídeo que ha provocado todo esto es fuerte, quizá algunos de los que leáis estos párrafos lo hayáis visto. En él, un joven aparentemente transmitiendo en vivo, se dispara con un rifle en la cabeza después de decir “adiós” en ruso. Y sí, todo es muy gráfico. Tal como cabía esperar de alguien que se vuela la cabeza frente a una cámara.

La historia se ha vendido más o menos de la siguiente forma: el vídeo se publicó por primera vez a lo largo del día 19 de octubre o en la madrugada del día 20 en un canal de YouTube llamado ‘GORE’. Para cuando la plataforma de vídeos reaccionó, el vídeo se multiplicó por la web y fue subido a muchos canales. En teoría, el clip con el suicidio fue descargado desde la Deep Web, donde el joven habría transmitido su suicidio. Alguien desconocido lo subió a YouTube

Otro detalle extraño es el de esa referencia numérica que es “1444”. ¿Por qué colocar ese número ahí? Al parecer, quien subió el vídeo evitó el algoritmo censor de Youtube gracias a esas cifras. De esta forma, el suicidio pudo verse de forma masiva durante horas. Todo bastante rocambolesco, aunque eso fue únicamente el inicio de la historia, porque después vinieron teorías de todo tipo y la creación de una nueva Creepypasta que toma como punto de referencia el vídeo y lo compara con algo parecido a lo que se podía ver en las cintas de The Ring.

Viralizar una muerte, crear una historia

El vídeo existe. Es real y fue visto por miles de personas. Otra cuestión diferente es dilucidar en qué circunstancias se grabaron y cómo acabó pudiendo ser compartido. Foros de todo tipo se lanzaron a especular sobre estas y otras cuestiones. También “youtubers” e “influencers” se atrevieron a indagar al respecto. Se ha llegado a dar una fecha y un nombre. Según diversas fuentes, el suicidio tuvo lugar el 17 de octubre a las nueve de la tarde, hora rusa. La persona que aparecería en la grabación respondería al nombre de Korablev Gleb Vyacheslavovich, de 18 años de edad. La veracidad de estos datos no está contrastada. Todo lo que se puede encontrar son páginas y más páginas web donde se repite lo mismo una y otra vez. Sí que ha trascendido que el vídeo es más largo de lo que se pudo ver en Youtube. O al menos es lo que parece, porque de momento todo es una maraña de confusión. El original duraría casi un minuto y la madre del fallecido encontró el cuerpo tras la retransmisión.

La siguiente vuelta de tuerca vino cuando alguien tuvo la feliz idea de sugerir que había una maldición en torno al vídeo, tomando el ejemplo de la película citada antes, The Ring. La película de 2002 fue un remake de la japonesa Ringu de Hideo Nakata, y en ella se hablaba de una cinta de vídeo maldita que contiene una serie aparentemente aleatoria de inquietantes imágenes. Quienes veían la cinta recibían justo después una llamada telefónica en la que la voz de una chica anuncia que quien visualizó esas imágenes moriría transcurridos siete días.

En la nueva versión usada para viralizar el vídeo, algunos usuarios en redes sociales insinuaron que había una maldición en la muerte del joven. Para sortearla había que decir en qué fecha se vio, en la caja de comentarios del enlace recibido. Como era de suponer, hubo muchas versiones del vídeo, procedentes de otras tantas fuentes, y que se compartieron con descripciones falsas o en forma de spam, para así hacerlo llegar más y más lejos. Incluso ha habido versiones nuevas, como el “1777”, para seguir estirando el chicle.

Todo este asunto ha hecho que muchos recuerden los inicios de la historia del conocido como Momo challenge, que también se basó en una historia real (en ese caso en una escultura) para crear un relato grotesco a su alrededor. La rápida divulgación, sumada a la ausencia de información, son factores que han propiciado que la historia se rodeara con cierto halo de misterio y alguien lo aprovechara para crear una Creepypasta. Era un bulo. Como lo es ahora. Aunque basado en hechos reales, mientras no se demuestre lo contrario, cosa que parece improbable si se leen las opiniones y reacciones que hubo hacia el metraje del suicidio, demasiado real para ser considerado sospechoso.

¿Censura desmedida?

Aunque aún hay otra pregunta en el aire que no ha sido contestada. ¿Cómo pudo subirse un vídeo así a una plataforma como Youtube y que pasaran horas antes de ser detectado? No son pocos los “youtubers” que han criticado duramente a la plataforma por borrar vídeos suyos con este contenido, aludiendo a una censura desmedida y la ineptitud de sus responsables. Pero no se ha de olvidar que se trata de una muerte real, y además explícita. Un rápido paseo por las políticas y normas de la comunidad permite conocer qué es o no posible compartir o subir. En cuanto a contenido violento o gráfico, se dice lo siguiente:

«No se debe publicar contenido violento o sangriento con el objetivo principal de ser impactante, sensacionalista o gratuito. Si vas a publicar contenido gráfico en un contexto informativo o documental, actúa con consideración y proporciona suficiente información para que los usuarios puedan entender lo que sucede en el vídeo. No animes a otras personas a cometer actos violentos.»

Si se ahonda un poco más se pueden encontrar algunas especificaciones más:

«No publiques en YouTube ningún contenido que se ajuste a alguna de estas descripciones:

Contenido que incite a cometer actos violentos contra personas o grupos concretos.

Peleas en las que haya menores involucrados.

Grabaciones, sonido o imágenes en los que se muestren accidentes de tráfico, desastres naturales, consecuencias de la guerra, secuelas de ataques terroristas, peleas callejeras, ataques físicos, agresiones sexuales, inmolaciones, torturas, cadáveres, protestas o disturbios, atracos, operaciones médicas u otro contenido cuyo propósito sea causar conmoción o repulsión a los espectadores.

Grabaciones o imágenes que muestren fluidos corporales, como sangre o vómito, con el propósito de causar conmoción o repulsión a los espectadores.

Contenido en el que se inflijan deliberadamente sufrimiento o dolor innecesarios a un animal.

Contenido en el que se muestre a personas que animan u obligan a animales a pelear.

Contenido de ficción o dramatizado de alguno de los temas detallados anteriormente, en el que no se proporcione al espectador contexto suficiente para saber que la grabación no es de hechos reales o que se trata de una recreación.

Ten en cuenta que esta lista no es exhaustiva.»

Es en este punto donde se han centrado las críticas de quienes compartieron el vídeo de una forma u otra y han visto como su contenido ha sido borrado. Aluden a la ambigüedad de las políticas de la compañía. Y lo cierto es que tienen parte de razón. Hay contenido violento, muerte, desastres naturales, historias de terror, informaciones relativas a guerras, y un larguísimo etcétera que podría extenderse bastante. Todo muy fácil de encontrar si se pone una simple palabra en el buscador. Durante el mes de julio se ampliaron algunas de estas cuestiones, pero se hace hincapié en una cuestión: la falta de motivación o contexto para subir determinado material. El vídeo era un suicidio, sin explicaciones, sin un marco de referencia, nada. Simple y llanamente se trataba de un chico que agarrafa un rifle con ambas manos y se disparaba a quemarropa. Fin.

Quienes se hicieron eco en primer lugar lo compartieron sin más. Los intentos de explicación llegaron después. Pero para entonces el vídeo ya había desaparecido. Las denuncias de muchos “youtubers” aluden a que no se hicieron eco del material audiovisual original para crear sus propio contenido, pero a pesar de ello Youtube borró toda alusión a 1444. En el momento en que se escriben estos párrafos, únicamente sobreviven un par de publicaciones que tratan de explicar lo que se sabe sobre el viral. Nada más.

La última pregunta que se debe lanzar es obvia y repetida constantemente, a pesar de que continúa sin tener una respuesta, sino múltiples interpretaciones y aristas. Ante la falta de legislación internacional y específica al respecto, y ante la realidad social que se mueve tras toda la revolución comunicativa a través de redes sociales e Internet, ¿vale todo para recibir más atención y tener más seguidores?

Fuentes:

  • https://www.dexerto.com/entertainment/what-video-1444-gruesome-viral-youtube-video-explained-1168658
  • 1444 Viral Video: YouTube video The viral of the supposed cursed
  • https://larepublica.pe/tendencias/2019/10/20/youtube-viral-viste-el-video-1444-conoce-la-historia-del-viral-prohibido-que-tiene-una-supuesta-maldicion-youtub-yt-creepypasta-mexico-mx-redes-sociales-video-viral/
  • https://sipse.com/lo-mas-viral/redes-memes-maldicion-video-1444-youtube-viral-el-aro-347716.html
  • https://www.elimparcial.com/mundo/Joven-1444-911-Rusia-Korablev-Gleb-Vyacheslavovich-20191021-0090.html
  • https://www.tribuna.com.mx/viral/La-verdad-sale-a-la-luz-Desmienten-por-completo-el-video-maldito-1444-20191020-0087.html
  • https://culturacolectiva.com/tecnologia/que-es-el-video-1444-1777-no-debes-compartirlo
  • https://www.eulixe.com/video/viral/1444-viral-supuesto-video-maldito-youtube/20191020195432017132.html

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.