El submarino Komsomolets sigue filtrando radiación a niveles 800.000 veces mayores que el normal

El submarino nuclear soviético Komsomolets se hundió el 7 de abril de 1989, mientras navegaba a una profundidad de 380 metros. Fue hace treinta años, en el mar de Noruega, y desde entonces está vertiendo residuos radiactivos. Actualmente, un equipo de investigación ha detectado niveles de radiación inusualmente altos, aunque los científicos dicen que no está amenazando a los humanos ni a la vida marina.

El accidente se debió a un incendio en la sección de popa en el submarino, que hacía su primera patrulla. Su capitán logró traer a la superficie el submarino, pero se hundió unas cinco horas más tarde. Los cuarenta y dos marineros murieron en el incidente, conocido como el desastre de Komsomolets.

El submarino nuclear de 120 metros todavía descansa a unos 1.700 metros por debajo de la superficie del Mar de Noruega, unos 320 kilómetros al norte del continente noruego. Y sigue filtrando radiación, según un comunicado de prensa emitido por el Instituto de Investigación Marina de Noruega (IMR). La cantidad de radiación de cesio que se escapa del naufragio es significativa, aproximadamente 800.000 veces la lectura típica para el Mar de Noruega, pero “no representa un riesgo para las personas o los peces”, según un equipo de investigación colaborativo con IMR y la Radiación y Nuclear de Noruega. Autoridad de Seguridad (DSA).

Las observaciones remotas del Komsomolets se han realizado anualmente desde la década de 1990, pero la expedición más reciente, que termina esta semana, es la investigación más exhaustiva del accidente hasta la fecha. Normalmente, los científicos extraen muestras de agua cerca del submarino, pero esta vez los investigadores desplegaron Aegir 6000, un vehículo operado a distancia (ROV) que fue enviado y monitoreado desde el barco de investigación G. O. Sars.

Hemos querido hacer una encuesta con un ROV durante varios años”, dijo el líder de la expedición Hilde Elise Heldal en el comunicado de prensa. “Aegir 6000 nos permite ver exactamente dónde estamos tomando muestras alrededor del naufragio, e igualmente importante hemos podido usar sus cámaras para acercar y estudiar la sección completa de submarinos nucleares por sección”.

Según Heldal, las expediciones previas al naufragio realizadas por equipos rusos documentaron fugas de radiación alrededor de un conducto de ventilación. Aegir 6000 se dirigió al mismo lugar, donde también detectó altos niveles de cesio radiactivo. Así que “no nos sorprendió encontrar niveles altos aquí”, dijo.

Normalmente, los niveles de radiación en el mar de Noruega son de 0.001 Becquerel (Bq) por litro. Sin embargo, alrededor de los restos del avión, son tan altos como 100 Bq por litro. Como referencia, la cantidad aceptable de radiación en los alimentos es de 600 Bq por kilogramo, según lo establecido por el gobierno noruego tras el desastre de Chernobyl.

Los niveles que detectamos estaban claramente por encima de lo que es normal en los océanos, pero no eran alarmantemente altos”, dijo Heldal. También agregó que el naufragio es bastante profundo y que la radiación se está diluyendo rápidamente. Y no hay muchos peces en esta parte del océano, así que hay poco peligro de contaminar los mariscos noruegos, dijo Heldal.

Aegir 6000 también detectó descargas de agua turbia que se elevaban desde el conducto y una parrilla cercana. Esto atrajo la atención de los investigadores, quienes se preguntan si está relacionado de alguna manera con la radioactividad. Estas “nubes”, como las llamaron, vale la pena investigar en el futuro.

La sonda submarina también tomó muestras de agua de mar, sedimentos y pequeños organismos adheridos al naufragio. Estas muestras se analizarán en el laboratorio, por lo que los resultados actuales deben considerarse preliminares hasta que se haga.

https://www.imr.no/en/hi/news/2019/july/researchers-discovered-leak-from-komsomolets

https://www.cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/csi-publications/csi-studies/studies/95unclass/Montgomery.html

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.