Científicos afirman que la enfermedad del Parkinson se origina en los intestinos

La enfermedad del Parkinson podría tener su origen en los intestinos de los seres humanos. Es una opción que viene rondando en ciertos ámbitos científicos desde la pasada década, cuando en una investigación desarrollada en el año 2003 un neuropatólogo alemán aseguró haber descubierto el posible origen de la patología. Actualmente, esa posibilidad parece reafirmarse gracias a un grupo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Aarhus, que ha reunido evidencias fidedignas de que realmente esta situación planteada hace 16 años estaba en lo correcto.

Los científicos lograron comprobar esta teoría tras realizar experimentos en ratas de laboratorio, donde comprobaron que en ellas la enfermedad emigró desde los intestinos hacia el corazón y finalmente se instaló en sus cerebros. Los expertos publicaron su importante descubrimiento en la revista Neuropathologica, donde enfatizaron que este mal se origina por la acumulación de la proteína alfa-sinucleina en el intestino, causando un daño posterior en las células nerviosas.

Con el paso del tiempo, y tras haber inyectado a ratones dichas proteínas, los investigadores notaron lo que a continuación plantean con sus propias palabras: “Después de dos meses, vimos que la proteína había viajado al cerebro a través de los nervios periféricos con la participación de precisamente aquellas estructuras que se sabe están afectadas en relación con la enfermedad de Parkinson en los seres humanos“.

Tras cuatro meses, los animales comenzaron a sufrir síntomas bastante fuertes de la enfermedad, por lo que los expertos decidieron plantear de forma seria que esta sería una de las principales causas para el desarrollo de esta enfermedad en los seres vivos. Además plantearon buenas noticias en lo que respecta a la prevención de este mal. El grupo afirma que es posible encontrar esta proteína alojada en el intestino de una persona hasta veinte años antes de que se le declare oficialmente la enfermedad, por lo que esto puede ayudar a evitar que nuevas personas enfermen por ella.

A raíz del descubrimiento del origen de la enfermedad, podremos trabajar en desarrollar tratamientos médicos preventivos en el futuro cercano, ya que conocer su origen nos permite trabajar en métodos para detener sus efectos“, señaló Per Borghammer, científico que participó en la investigación.

http://health.au.dk/en/#news-16099

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.