Arte rupestre de 6.000 años enlaza el Neolítico y el Antiguo Egipto

Egiptólogos de la Universidad de Bonn han descubierto arte rupestre del cuarto milenio antes de Cristo durante una excavación en una necrópolis cerca de Asuán, en Egipto.

Las pinturas fueron grabadas en la roca en forma de pequeños puntos y representan escenas de caza como las que se encuentran en las representaciones chamánicas, lo que sugiere un nexo entre el período Neolítico y la cultura egipcia antigua. Algunos de estos grabados en la pared de roca son claramente egipcios en términos de iconografía y estilística, mientras que otros son claramente pre-egipcios en cuanto al método de presentación y motivo. El descubrimiento le ha valido a los científicos el galardón de uno de los diez descubrimientos arqueológicos más importantes de Egipto del Ministro de Antigüedades de El Cairo.

Durante más de 100 años, Qubbet el-Hawa (‘colina del viento’) ha sido un imán para la arqueología. Más de 80 montículos funerarios han sido descubiertos en la colina cerca de Asuán durante incontables excavaciones. La historia de esta necrópolis para la capital provincial Elefantina se extiende desde alrededor de 2200 hasta el siglo IV a.C. Era una base comercial importante para los egipcios en Nubia, y sus nobles fueron sepultados en los montículos funerarios. El Profesor Elmar Edel, de la Universidad de Bonn, investigó y documentó la necrópolis de 1959 a 1984. «La mayoría de los objetos en el Museo Egipcio de Bonn provienen de estas campañas de campo», informa en un comunicado el profesor Ludwig Morenz, que dirige el grupo de egiptología en Bonn.

Las imágenes fueron picadas en la roca con un punzón duro y ahora son apenas perceptibles debido a su edad considerable. Sólo el registro arqueológico preciso de las huellas y el dibujo de los contornos revelaron las imágenes con notable iconografía. El arreglo inicialmente confuso de los puntos permite ver tres figuras en una inspección más cercana: un cazador con arco, un hombre bailando con los brazos levantados y, entre ellos, un avestruz africano.

«El arquero demuestra claramente la caza del pájaro volador grande, mientras que el hombre con los brazos levantados puede ser identificado como bailarín de caza», informa Morenz. El bailarín aparentemente lleva una máscara de pájaro. La escena es una reminiscencia del mundo conceptual de la caza, las máscaras y el chamanismo, como se sabe de muchas partes de la Tierra.

«Esta práctica social y el complejo asociado de ideas apenas se ha visto en la egiptología», dice el profesor Morenz. Pequeñas figuras femeninas pintadas con el baile, los brazos levantados y una máscara del pájaro también vienen del cuarto milenio a.C., y algunas máscaras de arcilla fueron descubiertas hace algunos años en el Hieracómpolis superior egipcio. Estos hallazgos muestran una asombrosa consistencia con las pinturas rupestres de Qubbet el-Hawa.

Pueden representar un vínculo entre el antiguo Neolítico del Próximo Oriente y hasta el sur de Europa y la cultura del Antiguo Egipto. «Esto abre nuevos horizontes para la investigación», sostiene Morenz. «Sin embargo, los hallazgos necesitan ser investigados más de cerca. El arte rupestre mucho más antiguo claramente no tiene nada que ver con la necrópolis directamente y probablemente está vinculado a una red prehistórica de senderos que también necesita ser investigado más intensamente».

https://www.uni-bonn.de/news/078-2017

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

No se admiten más comentarios