Antiguos restos humanos pertenecen al famoso jefe guerrero chino Cao Cao

Arqueólogos de China están convencidos de haber encontrado la tumba y los restos de Cao Cao, un famoso jefe guerrero chino que ascendió al poder en los años finales de la dinastía Han Oriental, hace unos 1.800 años. Cao Cao trazó un plan cuidadosamente antes de su muerte para mantener en secreto la ubicación de su lugar de descanso definitivo: 72 ataúdes fueron llevados a 72 tumbas separadas en el día de su funeral. Pero parece que todo esto no fue suficiente para mantener la localización de su tumba regia en secreto para siempre.

Según el South China Morning Post , los arqueólogos descubrieron las ruinas de un enorme complejo y mausoleo con dos construcciones, un túnel subterráneo y los restos de un hombre adulto de algo más de sesenta años con los de dos mujeres. Aunque la tumba se encontró en el año 2009 y las excavaciones se llevaron a cabo desde el 2016 hasta el 2017, las noticias iniciales sobre el hallazgo se toparon con el escepticismo . Sin embargo, la confirmación del hallazgo se ha hecho pública ahora oficialmente tras concluir el Instituto Provincial de Patrimonio Cultural y Arqueología de Henan que los restos pertenecieron casi con toda probabilidad al famoso Cao Cao. Los expertos también creen que otros restos masculinos adultos hallados en la menor de las dos construcciones pertenecen al primer hijo de Cao Cao, Cao Ang.

La tumba, con una superficie de 740 metros cuadrados, fue hallada en el año 2009 en la aldea china de Xigaoxue, condado de Anyang, provincia de Henan, cuando los trabajadores de un horno cercano estaban extrayendo barro para fabricar ladrillos. Las autoridades locales supieron del hallazgo sólo cuando incautaron una tablilla de piedra con la inscripción ‘Rey Wu de Wei’ — el título póstumo de Cao Cao — a ladrones de tumbas que afirmaron haberla robado del antiguo mausoleo.

También desenterraron más de 250 piezas arqueológicas, entre ellas oro, plata, cerámica, pinturas, una espada con su vaina y 59 placas de piedra grabadas registrando el nombre y la cantidad de objetos enterrados en la tumba. Más importante fue el descubrimiento de tablillas de piedra vinculadas a ocho armas y artefactos, con la inscripción: “Esto es lo que usaba el rey Wu de Wei”.

Las tablillas son la evidencia más clara de que la tumba perteneció a Cao Cao, al confirmar los expertos que sería poco probable que hubiera tantas reliquias inscritas con referencias póstumas a Cao en la tumba si no se tratara realmente de la tumba de Cao.

Cao Cao (155 d. C. – 220 d. C.) fue el penúltimo canciller de la dinastía Han Oriental que ascendió al poder. Aunque a menudo es retratado como un tirano cruel y despiadado, Cao Cao ha sido también elogiado como un brillante gobernante y un genio militar. A finales del siglo segundo, Cao Cao emergió como uno de los principales jefes guerreros de China al derrumbarse la dinastía Han. Construyó con éxito el estado de Wei en el norte de China, reinando desde el 208 d. C. hasta su muerte en el año 220 d. C. Poco después de su muerte, su hijo Cao Pi destronó formalmente al último emperador Han y dio inicio a la dinastía Wei.

Los registros históricos indican que Cao Cao hizo grandes esfuerzos antes de su muerte para mantener su lugar de descanso definitivo en secreto. Hizo un testamento que ordenaba que su lugar de enterramiento no debía estar identificado, y según la leyenda creó 72 ataúdes para que fueron transportados a 72 lugares diferentes en el día de su funeral. Los porteadores de los ataúdes fueron asesinados para evitar que aquellos lugares fuesen revelados.

El diario South China Morning Post informa de que la última voluntad de Cao Cao fue ignorada. Zhou Ligang, investigador del Instituto de Patrimonio Cultural y Arqueología de Henan, afirmaba que el hijo de Cao Cao, Cao Pi, no quiso que el lugar de descanso definitivo de su padre estuviese oculto, razón por la cual construyó un gran mausoleo en su honor.

“Los expertos creen que el hijo ordenó más tarde la destrucción de los monumentos que estaban en la superficie por temor a que la tumba de su padre fuese atacada por enemigos o ladrones,” informa el South China Morning Post .

No se ha divulgado en qué evidencia se basa exactamente el Instituto Provincial de Patrimonio Cultural y Arqueología de Henan para llegar a esta conclusión, ni si los argumentos esgrimidos en el pasado por los escépticos han sido refutados. En la actualidad se está construyendo un museo en el lugar, y se espera que pueda abrirse al público en tres años.

http://www.scmp.com/news/china/society/article/2138951/archaeologists-confident-they-have-found-body-fabled-chinese

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.