Ya hay niveles alarmantes de antibióticos en los ríos de setenta y dos países

Este asunto concreto es otro sobre el que se lleva alertando años, recibiendo poca atención, por parte de los medios de comunicación pero, sobre todo, de la opinión pública. Es cierto que se está intentando concienciar sobre el abuso de medicamentos y sus efectos negativos de cara a combatir infecciones. Sin embargo, hasta ahora no se había realizado un estudio a gran escala sobre la presencia de medicamentos en el agua. Ese punto lo acaba de remediar la Universidad de Nueva York, cuyo estudio arroja resultados sorprendentes, pero sobre todo, inquietantes: el 65% de todas las muestras contenía concentración de antibióticos, y los peores casos mostraron niveles 300 veces más altos que el umbral de seguridad aceptado.

Estos resultados se han hecho públicos tras examinar 711 lugares diferentes, repartidos por setenta y dos países. Las muestras han delatado la presencia de 14 antibióticos comunes, que ya están presentes a nivel mundial, agrabando un problema que no tiene perspectivas de mejorar. Según ha explicado John Wilkinson, uno de los investigadores que coordinan el proyecto:

Hasta ahora, la mayor parte del trabajo de monitoreo ambiental de antibióticos se ha realizado en Europa, América del Norte y China. A menudo solo con un puñado de antibióticos. Sabemos muy poco acerca de la escala del problema a nivel mundial.”

Además del porcentaje de lugares contaminados (65%), hay una serie de lugares con cantidades enormes de antibióticos, concretamente 111. La mayoría de los sitios están en África y Asia, sin embargo, el 8% de los sitios en Europa y el 15% de los sitios en América del Norte también estaban por encima de los límites de seguridad.

Por ejemplo, se encontraron cinco antibióticos diferentes en el famoso Támesis de Londres, mientras que el Danubio fue el río más contaminado de Europa. En cuanto al antibiótico más común encontrado fue el trimetoprim, para tratar infecciones del tracto urinario y hallado en casi la mitad de todos los ríos del estudio. El río más contaminado se encontró en Bangladesh, revelando la presencia de metronidazol en niveles 300 veces más altos.

¿Por qué es tan peligroso? Como explican en su estudio, el problema surge del papel que puede desempeñar esta contaminación en la evolución continua de las bacterias resistentes a los antibióticos. De hecho, anteriormente se sabía de la presencia de bacterias resistentes a los antibióticos en las vías fluviales del Reino Unido. Según los investigadores:

Muchos científicos y responsables políticos ahora reconocen el papel del entorno natural en el problema de la resistencia a los antimicrobianos. Nuestros datos muestran que la contaminación con antibióticos de los ríos podría ser un contribuyente importante”.

Ahora toca pasar a la acción, para lo que obviamente se necesitarán inversiones para llevar a cabo tratamientos de aguas o limpiezas, además de regulación específica sobre una problemática que está creciendo exponencialmente y que no parece tener freno. Además de las repercusiones en la salud y en la biodiversidad, hay asociado un coste económico enorme para los estados, que en el futuro próximo deberán invertir mayores cantidades en nuevos tratamientos que combatan las superbacterias o los virus con mayor inmunidad a los antibióticos. El uso abusivo de medicamentos y su desecho en cualquier lugar (en este caso en vías fluviales) repercutirá directamente en los bolsillos de todos. Otro flaco favor que el género humano se hace a sí mismo.


https://newatlas.com/global-river-antibiotic-pollution-study/59868/

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.