Un nuevo informe señala al año 2050 como el “punto de no retorno” para la civilización actual

Últimamente se oyen muchas noticias, se leen reportes o se comparten opiniones sobre algo que se ha venido a denominar como Antropoceno, la era geológica del planeta Tierra en la que la humanidad ha dejado una huella visible y duradera. Entre sus múltiples implicaciones, una de las más importantes tiene que ver con la contaminación que está ocasionando. Este concepto puede emparentarse con el de cambio climático, otro término oído hasta la saciedad pero del que todos parecen alejarse, siendo sólo unos pocos los que hacen énfasis en alertar sobre sus consecuencias a medio y largo plazo. Los pobres intentos por paliar este mal – que ya parece inevitable, por desgracia – son frenados una y otra vez por los grandes poderes económicos, en aras de esa “rentabilidad” y “estabilidad” de la economía. Visto lo visto, no consideran que los gastos que supondrán los efectos visibles del cambio climático serán estratosféricos, como apuntan no pocos expertos. Todo eso por no hablar del daño que se le está ocasionando a la Tierra y su biodiversidad, pues estamos inmersos en un nuevo proceso de extinción que está supeditado a la propia acción humana.

Entre esos expertos que no paran de alertar sobre las acciones dañinas de la humanidad en su conjunto están David Spratt e Ian Dunlop, quienes ya en 2018 firmaron un artículo con pronósticos que se acercan mucho a la idea de “apocalipsis ecológico”. Pues bien, lo han vuelto a hacer, y han puesto una fecha muy cercana para señalar el punto de no retorno: el año 2050. Según el análisis realizado por estos expertos la civilización humana está programada para colapsarse en ese año si no reaccionamos inmediatamente a la amenaza del cambio climático.

Llegado ese momento, estos expertos pronostican «la perspectiva de una Tierra en gran parte inhabitable conduzca a la ruptura de las naciones y al orden internacional».

En este sentido, los autores señalan la necesidad de «una movilización de emergencia de mano de obra y recursos en toda la sociedad» que sería «similar a la de la Segunda Guerra Mundial». El objetivo sería una estrategia industrial de carbono cero que permita limitar el calentamiento global a solo 1,5 grados centígrados y no a los tres grados que los informes anteriores advierten.

«Incluso sólo 2º C podrían hacer que más de mil millones de personas deban ser reubicadas y, en los peores escenarios, la escala de destrucción está más allá de nuestra capacidad de modelar con una alta probabilidad de que la civilización humana llegue a su fin – señala el informe –. El 35% de la superficie terrestre global, y el 55% de la población, estarán sujetos a más de 20 días al año de condiciones de calor letal, más allá del umbral de la supervivencia humana».

Pese a los pronósticos, hay que puntualizar que el informe no ha sido publicado en una revista científica y al respecto, Alvin Stone, del Consejo de Investigación Australiano,señala que «no pretende ser un documento científico, sino que está diseñado para traducir la ciencia en acción y resaltar los riesgos».

¿Invalida ésto los resultados de Spratt y Dunlop? Por supuesto que no. Pero voces tan rotundas suelen ser incómodas. La Ciencia es maravillosa y regala adelantos que hacen más fácil la estancia en el mundo. Es capaz de sanar y de llevar cosas más allá de nuestro mundo, por lo que también debería ser capaz de protegerlo. Pero eso, como casi todo en este mundo, depende de la voluntad de naciones, empresas, conglomerados industriales y cada elección individual de cada individuo que conforma la población mundial. Si no se llegan a acuerdos reales y que sean respetados a rajatabla, no habrá nada que hacer. Llegará un momento en el que un informe se convertirá en definitivo, y todos caerán en la cuenta de que ese punto de no retorno se ha sobrepasado. Entonces, y solo entonces, la humanidad creerá en algo que verá con sus propios ojos, no pudiendo hacer nada para remediarlo. Únicamente podrá paliarlo en la medida de sus posibilidades.

https://climateextremes.org.au/new-report-what-lies-beneath-takes-a-different-view-of-climate-impacts/

https://docs.wixstatic.com/ugd/148cb0_a1406e0143ac4c469196d3003bc1e687.pdf

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.