¿Quién mató a Bobby Kennedy? Su hijo RFK Junior no cree que Sirhan Sirhan lo hiciera

Robert Kennedy Jr.

Justo antes de Navidad, Robert F. Kennedy Jr. se detuvo en el enorme centro correccional Richard J. Donovan, un complejo penitenciario del estado de California en el desierto, a las afueras de San Diego, que alberga a casi 4.000 reclusos. Kennedy fue allí para visitar a Sirhan B. Sirhan, el hombre declarado culpable de matar a su padre, el senador Robert F. Kennedy, hace casi 50 años.

Mientras su esposa, la actriz Cheryl Hines, esperaba en el auto, Robert Kennedy Jr. se reunió con Sirhan durante tres horas, reveló al The Washington Post la semana pasada. Fue la culminación de meses de investigación por parte de Kennedy sobre el asesinato. Incluso habló con testigos y leyó la autopsia y los informes policiales.

“Llegué a un lugar donde tenía que ver a Sirhan”, dijo Kennedy. No quiso discutir los detalles de su conversación. Pero cuando la reunión terminó, Kennedy se unió a aquellos que creen que hubo un segundo tirador, y que no fue Sirhan quien mató a su padre.

“Fui allí porque tenía curiosidad y estaba perturbado por lo que había visto en la evidencia”, dijo Kennedy, un abogado ambientalista y el tercero de los 11 hijos de su padre. “Me preocupaba que la persona equivocada pudiera haber sido condenada por matar a mi padre. Mi padre era el jefe de las fuerzas del orden público en EE.UU. Creo que le habría molestado que alguien hubiera sido encarcelado por un crimen que no cometió”.

Kennedy, de 64 años, dijo que no sabe si su intervención en el caso cambiará algo. Pero ahora apoya el pedido liderado por Paul Schrade de una reinvestigación del asesinato. A este último también le dispararon en la cabeza mientras caminaba detrás de Kennedy en la despensa del Hotel Ambassador en Los Ángeles, y sobrevivió.

Kennedy tenía tan sólo 14 años cuando perdió a su padre. Incluso hoy en día, la gente le dice lo mucho que Bobby Kennedy significó para ellos.

La muerte de RFK, cinco años después de que su hermano, el presidente John F. Kennedy, fuera asesinado a balazos en Dallas y dos meses después de que el líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr. fuera asesinado en Memphis, devastó a un país ya acosado por el caos.

En 1968, se desató la guerra de Vietnam, las ciudades norteamericanas estallaron en disturbios luego del asesinato de MLK, y las tensiones entre los manifestantes y los partidarios de la guerra se volvían cada vez más feas. La recién lanzada candidatura presidencial de Robert Kennedy había despertado las esperanzas de que el demócrata neoyorquino y ex fiscal general pudiera de alguna manera, unir a una nación dividida. Los disparos de aquella noche de junio lo cambiaron todo.

Aunque Sirhan admitió en su juicio de 1969 haber disparado a Kennedy, desde el principio afirmó que no recordaba haberlo hecho. Y a mitad del juicio de Sirhan, los fiscales proporcionaron a sus abogados un informe de la autopsia que inició cinco décadas de controversia: Kennedy recibió cuatro disparos a quemarropa desde atrás, incluyendo el disparo fatal detrás de su oreja. Pero Sirhan, un inmigrante palestino de 24 años, se encontraba parado frente a él.

¿Hubo un segundo tirador? El debate continúa hasta la actualidad. Pero el sistema legal no ha tenido dudas. El jurado condenó a Sirhan por homicidio en primer grado y lo sentenció a muerte en 1969, pero la pena fue conmutada a cadena perpetua en 1972. Las apelaciones de Sirhan han sido rechazadas en todos los niveles, tan recientemente como en 2016, incluso con los tribunales considerando nuevas pruebas que han surgido a lo largo de los años, donde se muestra que se realizaron 13 disparos, (el arma de Sirhan tenía capacidad para ocho balas) y que Sirhan pudo haber estado sometido a hipnosis coercitiva, un “candidato de Manchuria” en la vida real.

Su caso se cerró. Sus abogados ahora están lanzando una propuesta poco probable para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos celebre una audiencia probatoria, mientras que Schrade espera que un grupo como el Innocence Project asuma el caso. Un portavoz del Innocence Project dijo que no discuten los casos en la fase de consideración.

En el rechazo final de las apelaciones de Sirhan, el juez Andrew Wistrich dictaminó:

“Incluso si la bala del segundo tirador fue la que mató al Senador Kennedy, [Sirhan] sería responsable [del asesinato] como cómplice e instigador.” Y si él no tenía conocimiento del segundo tirador, Wistrich escribió que el escenario de un segundo tirador que disparó a Kennedy “a quemarropa con el mismo tipo de arma y munición que usaba [Sirhan], pero que se las arregló para escapar de la abarrotada sala sin que casi ninguno de los testigos se diera cuenta, carece de apoyo probatorio”.

El 5 de junio de 1968, Kennedy acababa de ganar las primarias presidenciales demócratas de California y dio un discurso de victoria ante una multitud delirante.

A las 12:15 de la madrugada, el candidato de 42 años y Schrade abandonaron la celebración, caminando a través de la despensa del hotel, camino a una conferencia de prensa. Schrade era el director regional del sindicato de trabajadores de la industria automotriz United Auto Workers, y había ayudado a Kennedy a reunir apoyo laboral, y Kennedy se lo había agradecido en su discurso de victoria momentos antes.

Schrade, que ahora tiene 93 años, aún recuerda vívidamente la escena en la despensa.

“Inmediatamente empezó a estrechar manos” con los trabajadores de la cocina, dijo Schrade sobre Kennedy. “Las luces de la televisión se encendieron. Fui disparado. No sabía que me habían dado. Estaba temblando violentamente, y me caí. Luego cayó Bob. Vi destellos y oí chisporroteos. Aquel ruido en realidad se trataba de las demás balas siendo disparadas”.

Los testigos informaron que Kennedy dijo: “¿Están todos bien? ¿Paul está bien?”

Kennedy aún se encontraba consciente cuando su esposa, Ethel, embarazada de su undécimo hijo, corrió a su lado. Vivió un día más y murió a la 1:44 de la madrugada del 6 de junio de 1968.

A Schrade le dispararon en la frente, pero la bala rebotó en su cráneo. Otras cuatro personas, entre ellas el productor de noticias de ABC, William Weisel, también resultaron heridas. Todos sobrevivieron.

Sirhan fue capturado inmediatamente; tenía un revólver del calibre 22 en la mano. Karl Uecker, un maître del Hotel Ambassador que escoltaba a Kennedy a través de la despensa, testificó que tomó la muñeca de Sirhan y la inmovilizó luego de dos disparos y que Sirhan siguió disparando salvajemente mientras lo retenía, sin acercarse nunca a Kennedy. Un camarero del Ambassador y un ayudante de Kennedy también dijeron enfrentarse a Sirhan después de dos o tres disparos.

Varios testigos también dijeron que él no se encontraba lo suficientemente cerca para colocar el arma en la espalda de Kennedy, donde el famoso forense de Los Ángeles, Thomas Noguchi, encontró quemaduras de pólvora en la chaqueta y en el pelo del senador, lo que indica que los disparos fueron hechos en contacto cercano. Estos testigos proveyeron más pruebas para aquellos que insisten en que un segundo tirador estuvo involucrado.

La Oficina del Fiscal del Condado de Los Ángeles (LADA) y el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) negaron entrevistas sobre lo que consideran un caso cerrado.

Schrade cree que Sirhan le disparó a él y a los demás heridos, pero que no fue quien mató a Kennedy. Desde 1974, Schrade ha liderado la cruzada para tratar de persuadir a las autoridades (la policía, los fiscales, los federales, a todos) para que reinvestiguen el caso e identifiquen al segundo tirador.

“Sí, me disparó. Y sí, también disparó a otras cuatro personas y apuntó a Kennedy”, dijo Schrade en una entrevista en su casa de Laurel Canyon. “Lo importante es que él no disparó a Robert Kennedy. ¿Por qué no fueron tras el segundo tirador? Sabían de su existencia desde el principio. No querían saber quién fue. Querían una solución rápida”.

Sirhan hoy en día tiene 74 años de edad y se acerca a los 50 años tras las rejas. Luego de que los tribunales de California abolieran la pena de muerte en 1972, Sirhan se hizo elegible para la libertad condicional por primera vez en 1986, pero la misma ha sido rechazada repetidamente.

https://es.sott.net/article/60504-Entonces-quien-mato-a-Bobby-Kennedy-Su-hijo-RFK-Junior-no-cree-que-Sirhan-Sirhan-lo-hiciera

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.