El oso guardián: el caso de Casey Hathaway en Carolina del Norte

Este jueves se cumple una semana del rescate de Casey Hathaway, que pasó tres días desaparecido en el Condado de Craven, Carolina del Norte. Tras una búsqueda que abarcó unas 400 hectáreas de bosque, por fin se pudo dar con el niño, que estaba enredado entre arbustos y espinas, milagrosamente vivo y sano. Su caso se ha convertido en extraño a tenor de las declaraciones del propio niño, que ha sorprendido a propios y extraños, mientras las autoridades se muestran cautas ante la posibilidad de que “un oso” hiciera compañía al menor durante las dos duras noches que debió pasar en el bosque.

Todo comenzó el martes 22, cuando Casey jugaba junto a dos familiares en el patio trasero de su bisabuela. Cuando las otras dos personas volvieron a la casa, el pequeño ya no estaba allí con ellos. Tres cuartos de hora después, su familia llamó al 911.

«Estaba caminando por el bosque y no pudimos encontrarlo», le dijo su bisabuela al despachador del 911. «Los otros entraron a la casa pero lo dejaron allí y se fue a alguna parte y no podemos encontrarlo».

Equipos de búsqueda y rescate de todo el estado se unieron de inmediato para desafiar el terreno traicionero y las bajas temperaturas con la esperanza de encontrar a Casey. El FBI, docenas de voluntarios y el Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos también se unieron al esfuerzo por encontrar al niño. Las autoridades emplearon helicópteros, drones y perros de búsqueda, dijo el director de Manejo de Emergencias del Condado de Craven, Stanley Kite. Buzos también revisaron estanques cercanos.

Las condiciones extremas que se alcanzaban cuando caía la noche hacían que los equipos de búsqueda paralizaran el operativo hasta la llegada del día. Pasaron tres días angustiosos para que un equipo de búsqueda encontrara vivo a Casey. Una pista llevó al equipo de búsqueda a un lugar donde pudieron escuchar al niño de 3 años llamar a su madre, dijo el sheriff del Condado de Craven, Chip Hughes, en una conferencia de prensa el jueves por la noche.

Siguieron su voz durante unos 35 ó 45 metros dentro del bosque, a través del agua, para encontrar a Casey enredado entre espinas, dijo Hughes. Tenía frío, dijeron las autoridades, pero estaba vivo y consciente.

Casey recibió tratamiento médico por cortes y raspaduras en la clínica Carolina East Medical Center, dijo Shelley Lynch, portavoz de la oficina local del FBI en Charlotte. El sheriff Hughes dijo que no hay señales de secuestro en este caso.

La parte más especial del caso vino precisamente cuando se le preguntó al niño por aquellos días y cómo los había pasado. Casey no dudó: un oso le acompañó.

«Hizo un comentario acerca de tener un amigo mientras estaba en el bosque, su amigo era un oso», dijo el lunes el mayor David McFadyen, de la Oficina del Sheriff del condado de Craven. «En la sala de emergencias comenzó a hablar sobre lo que sucedió en el bosque y dijo que tenía un amigo que era un oso mientras estaba en el bosque».

McFadyen dijo que hay osos en el bosque del condado de Craven, pero no hay pruebas que demuestren que uno estuvo con Casey. Lo único que importa, dijo McFadyen, es que había algo allí para consolarlo durante los tres días.

«Estamos muy contentos de que tuviera ese tipo de consuelo. Hubo condiciones muy brutales por ahí. La primera noche hubo -6ºC, la segunda noche tuvimos 5 centímetros de lluvia», dijo. «No ha sido entrevistado todavía sobre lo que sucedió, es un niño pequeño de 3 años», dijo McFadyen. «Hasta que no hagamos el examen forense no tendremos una idea definitiva todavía».

Por lo tanto, de momento tenemos una serie de ingredientes que hacen de este caso uno de esos que causa alta extrañeza. Un niño perdido – sin señales de secuestro ni de daños físicos más allá de los propios que se podrían producir por raspaduras y pequeños cortes con la maleza –, varios días desaparecido en un lugar boscoso, con condiciones adversas y sin sustento, y una aparición milagrosa sin daños graves. Todo sumado a la declaración en torno al animal, muy insólita. ¿Imaginaciones del pequeño para afrontar el trance? ¿O algo más? Las autoridades son cautelosas, pero lo más importante es la salud de Casey. Su historia ha tenido un final feliz.

https://edition.cnn.com/videos/us/2019/01/25/casey-lynn-hathaway-missing-boy-found-safe-presser-sot-vpx.wtvd

Sobre nosotros Félix Ruiz

Trabajador Social de formación y apasionado de las temáticas relacionadas con el misterio desde siempre. Redactor de noticias, escritor novel, lector compulsivo y buscador incansable de preguntas que compartir con todo aquel que sea curioso y quiera saber más.

Comentarios cerrados.