Abril 26, 2017, 06:11:09 am


Autor Tema: “Mirage Men”, el documental que expone el fenómeno OVNI como un hoax  (Leído 2137 veces)

felix1990

  • Noticiero
  • *****
    • Misterio Red

¿Podría ser el fenómeno OVNI una útil arma de distracción masiva, un mito moderno para controlar a los ciudadanos y mantenerlos en un estado mental favorable para el poder, lejos de la inmediatez y las cosas que verdaderamente los conciernen? Esto es lo que parece revelar el documental Mirage Men. Bajo la tesis de que la ufología es un intrincado espejismo generado por agencias de inteligencia –sumadas a los sistemas de creencias y la tendencia humana a considerarlos una realidad inequívoca–, este documental reúne convincentes evidencias y testimonios de “whistleblowers” que parecen concluir que el Departamento de Defensa de Estados Unidos y otros países al menos han fomentado la percepción de que existen naves espaciales extraterrestres sobrevolando nuestro planeta.

Mirage Men sugiere que el meme de los extraterrestres es un proyecto de hace más de 60 años de agencias de inteligencia, “un arma de decepción masiva” o una “psy-op” que ha germinado una nueva mitología capaz de cautivar las mentes de todo tipo de personas incluyendo los propios agentes. Es una de las mejores historias jamás contadas porque apela a una profunda intuición y a un substrato psíquico arquetípico.

El documental cuenta con el testimonio de Richard Doty, un oficial de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos que se infiltró en los círculos ufológicos. Doty decía a los investigadores de OVNIs que sí cooperaban con él les diría lo que el gobierno “realmente” sabe. Con sólo estimularlos un poco, muchos investigadores tejieron estrambóticas historias de abducciones, bases subterráneas y pactos con civilizaciones galácticas.

El caso más sonado es el de Paul Bennewitz, un exitoso empresario de la electrónica que empezó a captar extrañas señales en un equipo amateur que interpretó como de origen extraterrestre. Bennewitz vivía cerca de la base militar de Kirtland y contactó a la Fuerza Armada, como buen patriota. Los oficiales, en vez de pedirle que parara (ya que en cierta forma estaba espiando) se mostraron deferentes y lo motivaron a seguir haciendo su investigación. Años después Bennewitz estaba interpretando idiomas alienígenas y detectando zonas donde se habían derribado naves, utilizando software que le habían dado los militares. Esto terminó llevándolo a un hospital psiquiátrico.

El autor del libro Mirage Men, en el que se basa el documental, Mark Pilkington, aclara que en estas zonas pantanosas de la paranoia nada es lo que parece. El caso de Richard Doty es enigmático. “Algunas cosas de las que habla son verdad pero estoy seguro que muchas otras no, o son sólo versiones. No tengo duda que Rick estaba en la parte baja de la escalera que se extiende hasta Washington. No estoy seguro de hasta qué punto estaba siguiendo órdenes o tomando el asunto en sus propias manos”.

Claro que Pilkington y los agentes que aparecen en el documental podrían ser dobles agentes y estar haciéndonos creer que el tema es falso para poder ocultar la verdad en otra capa, así hasta el infinito en una casa de espejos o en una cebolla de supercuerdas…Y lo que es indudable es que el universo y sus posibilidades son más vastas que el poder de nuestra mente, así que resulta igualmente ridículo pensar que esto comprueba que no existen extraterrestres en este plano. El documental solamente muestra que el gobierno ha participado influyendo en la colectividad para que se difunda esta creencia.

Recomendamos mucho ver este documental, sin duda uno de los mejores y más serios esfuerzos de penetrar en la madriguera del conejo, entre la desinformación y la singularidad cósmica.

El gran encubrimiento OVNI, los auténticos "Men in Black" y el papel de Hollywood


En un nuevo documental recientemente realizado, varios agentes del gobierno de Estados Unidos afirman que pasaron décadas ofreciendo falsas pruebas sobre extraterrestres a los ufólogos más crédulos. Pero ¿por qué lo hicieron? ¿Y cómo podemos confiar en que ahora dicen la verdad? Escondidos entre la avalancha de documentos filtrados por Edward Snowden había imágenes de una presentación en Powerpoint del Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido titulada “El arte del engaño: Formación para una nueva generación de Operaciones Encubiertas Online”.

Las imágenes incluían polillas camufladas, tanques inflables, mujeres con burkas y diagramas complejos acompañados con jerga, palabras de moda y lemas del tipo: “Libro Práctico de Desorganización Operacional”, “Cambiar realidad por mentira y viceversa” o “Creación de Magos cibernéticos”.

Curiosamente, intercaladas en el centro del documento, había tres fotografías de OVNIs. No imágenes reales, sino las típicas falsificaciones: una era un tapacubos de coche, otra un manojo de globos flotando y otra resultaba ser una gaviota mal enfocada. Los ufólogos más devotos podrían aprovechar esto como una prueba más de que nuestros gobiernos “saben algo” acerca de los extraterrestres y sus medios de transporte, pero en realidad sugiere todo lo contrario: la comunidad OVNI es un caso típico de grupo de personas crédulas altamente manipulables.

Personas que después de haber pasado demasiado tiempo mirando los cielos y viendo capítulos de “The X-Files”, se tragarán fácilmente cualquier supuesta “prueba” que se adapte a sus creencias y teorías. Si realmente hay una conspiración OVNI, sin duda es el secreto peor guardado de la historia. Roswell, Área 51, luces misteriosas, pequeños hombrecillos verdes, abducciones, todo ha sido alimentado a través de la incansable maquinaria de la cultura, hasta la saturación.

Incluso los supuestos guardianes de esos secretos, los “hombres de negro”, tienen su propia película. Sin embargo, un nuevo documental titulado “Mirage Men”, nos descubre evidencias convincentes de que el folklore OVNI fue realmente fabricado por el gobierno de Estados Unidos. En lugar de encubrir la existencia de extraterrestres, ¿podría ser que la verdadera conspiración haya sido persuadirnos de que creamos en ellos?

El jefe de estos Mirage Men, vendría a ser un auténtico “hombre de negro”: un ex oficial de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea llamado Richard Doty, quien admite haberse infiltrado en los círculos ufológicos. Un investigador OVNI compañero suyo dice que: “Doty tenía una maravillosa manera de ganarse tu confianza. Te decía: ‘Trabajo con el gobierno. Si cooperas con nosotros, voy a decirte todo lo que el gobierno sabe realmente acerca de los OVNIs, y te revelaré lo que oculta en el fondo de sus bóvedas”.

Doty y sus colegas alimentaron a los ufólogos más crédulos con mentiras y medias verdades, sabiendo que su fértil imaginación haría el resto del trabajo.

A cambio, ellos tenían información de primera mano de lo que conocían estas comunidades de ufólogos, alertando así a los militares cuando alguien estaba cerca de conocer algo referente a sus tecnologías de alto secreto. Y si además los soviéticos acababan creyendo que los EE.UU. realmente se comunicaban con extraterrestres, pues mejor que mejor.

Un caso clásico, bien conocido por los aficionados a las conspiraciones, es Paul Bennewitz, un exitoso empresario del campo de la electrónica de Nuevo México. En 1979, Bennewitz comenzó a ver luces extrañas en el cielo, recogiendo transmisiones extrañas con su equipo amateur. El hecho de que viviera cerca de la base aérea de Kirtland hizo saltar las alarmas, pero Bennewitz estaba convencido de que estos fenómenos eran de origen extraterrestre.


Paul Bennewitz

Doty casi admite haber tenido algo que ver con una serie de “documentos clasificados” supuestamente filtrados, conocidos como dossier “Majestic 12″, en los que se desvelaba una presunta cooperación secreta con alienígenas establecida bajo el presidente Truman. Sin embargo niega categóricamente estar involucrado en la creación de los documentos conocidos como “Proyecto SERPO”, que afirmaban que 12 militares estadounidenses pagaron para visitar secretamente un planeta alienígena en el sistema Zeta Reticuli, sólo para ser atrapados como fuente del supuesto engaño. El caso Serpo, no es diferente a la trama de la película Encuentros en la Tercera Fase de Steven Spielberg.

¿Eso sugiere que los falsificadores copiaron la película, o bien significa que la película está basada en hechos reales y que Spielberg formaba parte de la “conspiración”?

Y es que la función que desempeñan las películas en el asunto de la gran conspiración OVNI es un campo digno de estudio, realmente enrevesado y contradictorio. Dependiendo de la teoría que siga cada uno, el flujo constante de historias de ciencia ficción en Hollywood tiene una función u otra. Para unos puede ser una exageración deliberada, diseñada con el fin de desacreditar a los seguidores del fenómeno OVNI y hacer creer a la gente que la “verdad” es algo increíble. Su objetivo sería que las masas hicieran el típico comentario del tipo “este tipo ve demasiadas películas” cuando un ufólogo les hablara del tema.


Sin embargo, para otros, la función de estas películas sería preparar psicológicamente a la población para los secretos alienígenas asombrosos que tarde o temprano serán revelados. Hay, por lo menos, una cierta base lógica para sospechar de ésta segunda opción. Pilkington apunta a la Comisión de Estrategia Psicológica de la CIA, fundada después de la Segunda Guerra Mundial para promover la propaganda estadounidense.

Asociado con la junta, encontrábamos al veterano productor cinematográfico Darryl Zanuck. En 1951, Zanuck fue productor ejecutivo de la película “The Day the Earth Stood Still”, titulada en España “Ultimátum a la Tierra”, un clásico de la ciencia ficción considerado por alguna gente como una prueba sociológica del gobierno norteamericano para averiguar la reacción de la población ante un posible contacto extraterrestre. Al igual que Zanuck, el guionista de la película, Edmund North, era ex-militar, mientras que el director, Robert Wise, al parecer se convirtió en creyente de los OVNI, gracias a los debates que mantuvo con figuras de Washington durante el rodaje de la película.


Darryl Zanuck

Las sospechas al respecto también recaen en Steven Spielberg, al que alguna gente consideraría como un títere del gobierno. Algo menos probable, a pesar de que ha mostrado una clara obsesión por los alienígenas en gran parte de su carrera, como atestiguan películas como Encuentros en la Tercera Fase, ET, La Guerra de los Mundos y la última película de Indiana Jones, sin olvidar su papel como productor en Falling Skies, Transformers y Men in Black. De hecho, si fuera cierto que se preparara la mente de la población para aceptar un contacto alienígena, Spielberg sería uno de los principales sospechosos, aunque tras 30 años preparando las mentes, todavía estamos esperando el “contacto”.

Pero el documental Mirage Men aún encuentra un ejemplo aún más extremo en el veterano de la industria cinematográfica Robert Emenegger, quien afirma que en 1971 fue abordado por el Pentágono para hacer una película que revelara “lo que el gobierno sabe realmente”. Supuestamente, el Pentágono le ofreció material de archivo de alto secreto donde se podían ver aterrizajes de naves extraterrestres en la Base Aérea de Holloman, durante la década de 1960. Como era de esperar, peró, el material de archivo nunca se materializó, aunque Emenegger asegura haberlo visto.

Lo cierto es que con el fin de la guerra fría, la temática OVNI ha decaído considerablemente. El número de asistentes a convenciones disminuye constantemente. El Ministerio de Defensa del Reino Unido, al igual que muchos otros países, ha desclasificado sus documentos OVNI, en esta época dorada de las filtraciones y las revelaciones y por lo visto no ha aparecido ninguna prueba irrefutable de visitas extraterrestres a nuestro planeta.

En un webchat con Julian Assange realizado por The Guardian en 2010 en referencia a Wikileaks, Assange aseguró que “mucha gente rara nos envían correos electrónicos preguntándonos acerca de los OVNIS”, pero que Wikileaks no habían encontrado nada referente al asunto. Según él, interceptó referencias a los OVNIS en algunas comunicaciones, pero tenía que ver con los diferentes grupos relacionados con el tema, más que con los OVNIs en sí mismos.

El documento filtrado por el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido al que aludíamos al principio, nos dice que los Mirage Men todavía permanecen activos, sembrando el engaño y la desinformación en las redes. Aunque actualmente es más probable que centren sus esfuerzos de desinformación y confusión en extremistas religiosos, hackers y estafadores. Mientras tanto, las recientes afirmaciones de haber “descifrado” mensajes ocultos sobre OVNIs en la entrevista de Edward Snowden, sólo muestran lo desesperada que está la causa de la conspiración alienígena por encontrar algún asidero al que agarrarse.

Hay un término que podría interesarles: disonancia cognitiva, o la angustia derivada de tratar de sostener simultáneamente dos visiones contrapuestas de la realidad. El término fue acuñado en 1950 por el psicólogo Leon Festinger, y lo ilustró con el ejemplo de un culto OVNI destrozado por la profecía no cumplida de una visita extraterrestre. Algunos devotos tenaces del tema OVNI todavía se niegan a aceptar lo que nos dice el documental Mirage Men, dice Pilkington:

“Si las creencias están fuertemente arraigadas, nada puede influir en ellas y cualquier cosa que pueda ponerlas en peligro, acaba siendo absorbida y reutilizada para defender las propias creencias”.

De hecho, el mismo Pilkington ha sido acusado de trabajar para el MI5 o de ser un títere controlado por el gobierno, o por los mismísimos alienígenas. Como siempre en la sala de espejos de las teorías de la conspiración, es posible darle la vuelta a cualquier hipótesis y reafirmar así las creencias iniciales:

¿Qué pasaría si las mentiras y engaños que ofrece el documental Mirage Men no son más que una cortina de humo creada por las autoridades para ocultar que realmente conocen secretos sobre los extraterrestres?

¿Y si todo este artículo es una maniobra para ocultar la verdad y sembrar la confusión? Es tan fácil crear confusión…

Quizás no estemos cerca de saber si realmente “la verdad está ahí fuera”…pero al menos, lo que sí podemos afirmar con toda seguridad es que “la mentira sí está ahí fuera”…



Fuentes:

http://www.theguardian.com/film/2014/aug/14/men-in-black-ufo-sightings-mirage-makers-movie

http://pijamasurf.com/2014/08/mirage-men-el-documental-que-expone-el-fenomeno-ovni-como-un-hoax-creado-por-el-gobierno/

http://cronicasmundosocultos.blogspot.com.es/2014/08/mirage-men-el-documental-que-expone-el.html

http://elrobotpescador.com/2014/08/19/el-gran-encubrimiento-ovni-los-autenticos-men-in-black-y-el-papel-de-hollywood/#more-3081
« Última modificación: Agosto 24, 2014, 06:28:13 pm por felix1990 »